Pesca del langostino- Mientras avanza en otra prospección hay quejas por políticas “low cost”

Posted on

pesca_langostino1-960x700Por estas horas el Consejo Federal Pesquero lleva adelante otra prospección de langostino en aguas nacionales al norte del paralelo de 45°, ya que por ahora los resultados no acompañan.

En tanto en las plantas patagónicas la sustitución de mano de obra local comienza a ser una preocupación, sin que por ahora se observen políticas activas de protección.

Por:  Irene Stur


En la reunión del pasado 23 de junio, el Consejo Federal Pesquero a partir de información aportada por el INIDEP decidió por un lado suspender el despacho a la pesca de calamar hasta mañana, lunes 27 de junio, por el escaso volumen de pesca.

En tanto se decidió cerrar la Subárea III a partir de la declinación de las capturas del langostino y en contrapartida y a partir de la presión de las empresas marplatenses autorizó una nueva prospección al norte del paralelo 45° Latitud Sur, que es hacia donde se piensa se estaría desplazando el recurso.

La prospección comenzó ayer sábado y continuará por diez días efectivos de pesca con diez buques que contarán con un observador a bordo.

En tanto también se puso, a pedido de los fresqueros de Rawson que solicitaron hace 20 días, la prospección sobre el área interjurisdiccional de Esfuerzo Restringido, entre los paralelos 45° y 44° de Latitud Sur, en la que incursionarían 15 embarcaciones menores a 21 metros de eslora.

Previo al cierre del subárea, se llevaba adelante una magra captura con elevado porcentaje de ejemplares chicos registrado en la zona habilitada. En los últimos días la composición de las capturas estuvo conformada entre un 30 y un 50 por ciento de ejemplares chicos, aumentando el descarte, las horas de arrastre y el by catch de merluza en la zona de veda creada especialmente para su protección.

En cuanto al nivel de desembarque, los números oficiales reflejan la descarga de 37.559 toneladas, de las cuales 7.929 llegaron al muelle durante junio en coincidencia con la apertura de la jurisdicción nacional. La producción reportada correspondió casi totalmente a las categorías L2, L1 y L3, en ese orden.

Low Cost

Viejas prácticas ganan terreno en el sector pesquero. El aumento del costo laboral y el arancel europeo que pasó de 4 a 12 por ciento lo alientan. Se trata de la exportación “en bloque” del langostino.

Desde Capeca amenazan con quejarse ante el subsecretario de Pesca de la Nación por el crecimiento de este tipo de exportaciones.

No lo dicen, pero apuntan principalmente contra Conarpesa y otras empresas de Puerto Madryn y Puerto Deseado que se suman a esta metodología de volver a exportar en bloques, atentando claramente contra la mano de obra local, al tiempo que, en términos comerciales, dañan los precios de la industria.


Esa práctica de exportar materia prima en bloques fue habitual varias décadas atrás y corregida para el sector de los buques congeladores tangoneros con la Resolución 1113, pero la regulación nunca llegó para las capturas de las flotas fresqueras; vacío normativo del que han echado mano.

Concretamente, en Chubut, es Conarpesa la que viene realizando en los últimos años esta metodología distorsiva. Exporta langostino en bloques a Guatemala y Perú, allí lo procesa con mano de obra barata y luego lo vuelve a exportar a China o Europa, en este último caso, sorteando el arancel del 12 por ciento que se les aplica a las exportaciones argentinas.

A pesar de esto, Conarpesa es considerada hoy por la administración pesquera de Chubut como la ‘empresa modelo’, y desde el Gobierno Provincial se enrojecen las manos aplaudiendo anuncios de inversión, mientras se mira para otro lado sobre este otro tipo de cuestiones. Al mismo tiempo, tampoco pasa desapercibido el silencio cómplice del ‘combativo’ Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación.

En rigor, la realidad es que la queja de Capeca, por ahora apenas un lamento en off, es válida, ya que los tangoneros están limitados, primero por la capacidad de frío, segundo por la obligación de que el empaque más grande puede ser de dos kilos (Resolución 1113), y tercero porque obliga a que el langostino sea clasificado.

Como contracara, y donde radica el bache normativo de la administración pesquera, anterior y actual, es que los fresqueros pescan y traen un cajón del peso que quieran, que es lo que ocurre en la práctica, y luego en tierra descartan y tiran mucho. Hacen un block y exportan eso a Perú, Guatemala, China y Vietnam donde recién es procesado y se envía luego a otros destinos.

Quienes más conocen del entramado fino de la industria pesquera interpretan que esto tiene dos vías posibles de solución. La primera, prohibir exportar más de dos kilos desde tierra, y la segunda o principal, bajar los costos de producción. “Porque obviamente no se puede competir con China, Guatemala o Perú donde el salario incluido el costo laboral es 400 dólares, pero de ninguna manera nosotros, que pagamos a los fileteros 40/45 mil pesos por mes más cargas, lo cual da 60 mil, o sea más de 4000 dólares, podemos pensar en subir nada a ellos y eso es la discusión que hoy tenemos con el STIA diciéndoles que hay que subir por hora alrededor del 30%, pero que es imposible subirle a los clasificadores”, razonó una fuente que consultó y publicó la revista especializada Puerto.

Con todo, se admite que la exportación en block “es un atolladero”. Coinciden en que hay que prohibirla, pero primero hay que crear condiciones locales para que se pueda procesar a costos competitivos. Si se prohíbe exportar el block a las plantas en tierra, como ya rige para los congeladores, los fresqueros se verían obligados a hacer calidad a bordo con menos kilos y así elaborar un mejor producto, pero siempre a un costo razonable, claro está.

También hay que destacar que, como resultado de la caída del Sistema de Preferencias Generalizadas (SPG), para el ingreso de productos a la Zona Euro, el arancel del langostino pasó del 4,2 al 12 por ciento, y el de merluza del 4,2 al 7,5 por ciento, por citar dos ejemplos.

A resultas de lo cual, si se exporta materia prima desde la Argentina para su reproceso en otro país latinoamericano, y luego recién desde allí es exportado a Europa “se ahorra” ese arancel del 12 por ciento, para el caso del langostino. También es cierto que ni los anteriores ni los actuales inquilinos de los despachos donde se administra la Pesca a nivel nacional pudieron corregir esta cuestión.

Así las cosas, mientras esta práctica de exportar langostino en bloque para que se procese afuera crece, algunos amagan, otros aplauden, y hasta lo insólito: los representantes de los trabajadores callan.

Fuente: Irene Stur irenestur@hotmail.com – Twitter: @irestur, Diario La Opinión Austral

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s