​Economía estancada (*)

Posted on


Según el Indec, la economía argentina cayó en el primer trimestre de 2016 un 0,7 por ciento respecto al cuarto trimestre del 2015 y sumó el tercer período en baja, lo que indica a las claras que país está en recesión. Los datos de consultoras privadas afirman que también el segundo trimestre del año ha sido recesivo, por lo que se verificarían cuatro trimestres negativos, guarismo que no se observaba desde la crisis del 2001. Lo más preocupante es que no existen indicios reales –salvo la esperanza del gobierno en una lluvia de inversiones que no llega– de que el escenario cambie en el segundo semestre. En el mismo informe, el organismo oficial afirma que en 2015, la economía creció un 2,4 por ciento, a contramano de los voceros y funcionarios del actual gobierno que todavía hablan de que la economía estuvo estancada el año pasado.
Por su parte, la re–estimación que hizo el Indec de la performance que tuvo el PIB durante los años 2003-2015 arroja una tasa de crecimiento anual promedio de 4,6 por ciento. Es verdad que el número divulgado por el Indec es algo menor que el publicado en 2015 (5,4 por ciento), pero sigue siendo un período de crecimiento continuo e históricamente alto. En efecto, si se compara ese 4,6 por ciento con la tasa promedio que alcanzaron los presidentes anteriores –entre la llegada de la democracia (1983) y el 2003–, se observa que la pesada herencia, no la recibió el actual gobierno, sino todos los anteriores: Raúl Alfonsín (1984-1988) fue 0,5 por ciento; Carlos Menem (1989-1999) sumó 3,2 por ciento; Fernando de la Rúa (2000-2001) registró una caída de 2,6 por ciento y Eduardo Duhalde (2002) una contracción de 10,9 por ciento.

Como se ve, es innegable que el actual gobierno parte de una situación con la que sus predecesores hubieran soñado. Por otro lado, si comparamos con la performance de otros países sudamericanos, la situación sigue siendo favorable para nuestro país. Sólo Perú muestra valores superiores (5,7 por ciento). Bolivia, Colombia, Paraguay y Uruguay están prácticamente igual. Ecuador (4,2), Venezuela (3,2) y Chile (4,2) aparecen por debajo. El rendimiento inferior al argentino de este último país (ejemplo siempre en boca de funcionarios del actual gobierno) pondrá a más de uno a reflexionar. ¿Cómo puede ser que Argentina creció más que el país en donde gobierna la “racionalidad de los mercados”? No obstante, el peor rendimiento del subcontinente es el de Brasil (2,9 por ciento), país que desde hace varios años optó por enfriar la economía. Respecto a los países centrales, Argentina también sacó ventajas. En el mismo período: Estados Unidos (1,8), Alemania (1,1), Reino Unido (1,6), Francia (1,0), Italia (-0, 2), España (1,1).

(*) Por Alejandro Robba y Andrés Salles, Economistas de La Gran Makro

Fuente : Diario Página12

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s