Un museo de Puerto Deseado que podría servir de ejemplo para Viedma*

Posted on Actualizado enn

pd-museo-brozoskiEl Museo Municipal Mario Brososki de Puerto Deseado, Santa Cruz, está dedicado fundamentalmente a la conservación y exhibición de las piezas y elementos que periódicamente se rescatan de la corbeta Swift hundida en la ría Deseado en el año 1770. Primero fue provincial y actualmente es municipal. Todos los restos se hallan cuidadosamente documentados en el museo y presentados mediante paneles que contienen fotografías, gráficos, diagramas y textos.

Esta experiencia santacruceña es muy importante para que Viedma vea la importancia de tener un museo donde recree su rica historia fluvial y marítima, tema que ha vuelto a quedar en el debate con el “hallazgo”  de los restos de la corbeta Itaparica que formó parte de la escuadrilla imperial que invadió nuestras márgenes en 1827 (las comillas aluden a que ya se sabía el lugar donde se encontraban, con innumerables registros y testimonios en este sentido que fueron difundidos incluso en los últimos años por APP y su antecesora, la revista patagónica Rumbo Sur) y el hallazgo también de restos de un naufragio en la zona del Faro hace no tantos meses.

La directora del Museo Municipal Mario Brososki, Claudia Ojeda, señaló a la agencia APP que “la conservación de este tipo de restos es muy cara, exige mucho, pero por suerte tenemos nuestro conservador de Buenos Aires y dos personas preparadas que trabajan todos los días en el laboratorio”.Ojeda recordó que “en 1975 llegó a Puerto Deseado Patrick Rodneym Gower, un descendiente del teniente Erasmus Gower, que fue lugarteniente y uno de los sobrevivientes del naufragio de la corbeta Swift que había escrito un diario sobre el viaje. Acá conocíamos la existencia de la Swift pero no dónde habían quedado sus restos, pero con el relato de Gower descubrimos que estaba acá, en las costas, en la ría”.

Explicó que de acuerdo a aquel diario naufragó sobre una roca en la ría, “pero el tema es que nuestra ría es muy rocosa y profunda, así que era muy complicado buscarla. Él estuvo mucho tiempo acá, dejó unas cintas grabadas en inglés, luego se fue, y después un profesor le cuenta esta historia a sus alumnos y Marcelo Rosas, que en ese momento tenía 16 años, se interesa, investiga durante un año y luego se suman otros jóvenes (entre ellos Mario Brozoski) y se crea la Subcomisión de Búsqueda y Recate de la Corbeta Swift”.

Informó que Brozoski era buzo profesional, otra gente que se sumó tenía conocimiento en prácticas náuticas, y así “empezó esta búsqueda, lográndose descubrir los restos de la Swift en 1982 Agregó que “Brozoski tuvo un accidente de buceo en el puerto y fallece en 1987, de allí que en su honor se le puso su nombre al museo”.

Los restos fueron localizados en la bahía Magallanes sobre la costa norte de la ría, a aproximadamente 3 kilómetros de la desembocadura y a unos 100 metros al oeste del puerto y unos 50 metros de la costa –no a 30 como decía el relato original- constituida por restingas y playas de grava.

Los restos se encontraban asentados sobre un fondo de rocas cubiertas por sedimentos de arena fina y fango, donde la temperatura del agua oscila entre 5 °C y 12 °C entre inviernos y verano.

Explicó Ojeda a la agencia APP que las primeros piezas de la corbeta que encontraron las resguardaron en sus casas, ya que “por aquellos años en Deseado no había un museo, no había nada”.

Agregó que “las piezas estaban en buen estado, fueron bien resguardadas, y actualmente en el laboratorio del museo hay tratamientos para mantener este buen estado”.

Informó que Marcelo Rosas “sólo bajó una vez (a las aguas), cuando lo encontraron, nunca quiso volver a bajar porque está a 18 metros de profundidad y no se ve absolutamente nada”.

Indicó que hay un documental y un video del 2008 de 15 minutos, que por condiciones excepcionales, “fue el mejor año, de mayor visibilidad, para el trabajo de los buzos”.

Explicó que primero trabajaron “con personal de Prefectura, del Ejército y algunas personas que eran buzos” y después, hasta la actualidad, con el Instituto Nacional de Antropología (INA) de la Ciudad de Buenos Aires, ya que tienen arqueólogos-buzos, “que fueron sacando lo que se podía y lo que se veía”.

Informó además que “el barco no está roto, pero sí desarmado, y hay que abrir mucho campo como para acceder, es decir, se mantiene gran parte del casco, la arboladura, pero uno de los problemas que tenemos es el puerto que está ahí a 50 metros “, cuyo movimiento dificulta este tipo de tareas.

Indicó que en el 2008 fue cuando se sacaron más piezas, unas 300, “de la cabina del capitán, que es donde más se puso sacar; las últimas inmersiones se hicieron en el sector de la vela”.

Señaló que en general las piezas, de cerámica y de vidrio, están muy bien conservadas, hay un proceso de unos seis meses con químicos en el laboratorio y luego se pueden exhibir. Explicitó que “en general no hubo que hacer restauraciones, si hicimos diez es mucho”.

Indicó que lo más difícil de conservar es la madera, por ejemplo los muebles, donde hay que utilizar otros métodos alternativos.

Mencionó además que en el 2005 se encontraron también los restos óseos, el esqueleto completo, de un tripulante de la Swift. Se sabe que murieron tres personas en ese naufragio. “Tuvimos que pedir permiso a Inglaterra para sacar esos restos”, consignó.

Informó que ya no hay rescates de la Swift desde hace tres años, porque no había lugar en el laboratorio, ahora sí hay una ampliación, con lo cual se van a reactivar.

Dijo también que en Deseado hay restos de otro naufragio más antiguo, el de la Hoorn de 1615, “ahora como se cumplieron 400 años del hundimiento vinieron holandeses a hacer un documental”. Explicitó que “este barco se quemó, así que lo que hay son fragmentos, no piezas completas, pero es de muchísima historia y todo está acá, hay muchísima loza, pero todo fragmentado, hay una pieza con escudo, lo que se rescató ha sido más en la costa no en la ría”.

Historia de la Corbeta Swift

La nave de guerra británica HMS Swift fue construida en 1762 en el astillero de John Greave en Limehouse, a orillas del río Támesis, y botada en 1763. Era una sloop of war (categoría equivalente a la de corbeta en la nomenclatura española), que contaba con 28 metros de eslora y estaba armada con 14 cañones de 6 libras y 12 pedreros de 1/2 libra.

Apostada en la base británica Puerto Egmont, en las Islas Malvinas, la corbeta emprendió un viaje exploratorio por las costas patagónicas antes de que cayera el invierno de 1770. Una tormenta los obligó a recalar en Puerto Deseado. Entrando a la ría Deseado encallaron en una roca sumergida y, a pesar de que tras deshacerse de mucha de la carga lograron liberar la nave, minutos después se toparon con un segundo escollo no cartografiado. A las seis de la tarde del martes 13 de marzo de 1770, el barco se hundió. Murieron tres de los noventa y un tripulantes (el cocinero y dos soldados). El cuerpo del cocinero apareció días más tarde y lo enterraron tras un improvisado funeral.

Los náufragos permanecieron a la intemperie durante un mes, hasta que fueron rescatados por la única otra nave británica en Malvinas en ese momento: la Favourite. El rescate fue posible gracias a que los sobrevivientes de la Swift acondicionaron una chalupa y enviaron siete hombres a buscar ayuda a Malvinas. (APP)

*La entrevista a la directora del museo fue realizada en abril de este año pero tiene total vigencia a los fines de la nota.

Fuente: APP Noticias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s