Minería. Santa Cruz y el desafío del uso eficiente del recurso hídrico

Posted on

sc-cap-deurquizaEl cambio climático provocó sequias en diferente regiones del planeta, ante ello compañías mineras demandaron soluciones a gobiernos de países como Africa, Australia, entre otros. Ante este escenario, desde el Consejo Agrario Provincial indicaron que en Santa Cruz, “el objetivo es el cuidado del recurso, debe ser administrado mediante un uso eficiente en las actividades industriales para garantizar el consumo a la sociedad”. La responsabilidad del Estado provincial es activar los mecanismos efectivos de controles para garantizar el consumo humano y las actividades industriales.

Las organizaciones dedicadas a estudiar el cambio climático ratificaron que el 2016 fue uno de los años más caluroso de los que se tenga registro, provocando que las sequias se pronunciaron en diferentes partes del mundo.

Al igual que distintas actividades industriales, la minería utiliza agua para llevar adelante su producción, de hecho, a inicios de febrero de este año las principales mineras de diferentes regiones del mundo advirtieron que la actividad se verá fuertemente perjudicada por esta problemática, por lo que demandaron soluciones de forma urgente en regiones como Africa, Australia y América Latina.

Santa Cruz

Nuestra provincia no es ajena a los efectos que produce el cambio climático, de hecho, los productores agropecuarios de Santa Cruz demandaron al Ministerio de Agroindustria el dictado la emergencia hídrica ante la sequía reinante.

La Federación de Instituciones Agrarias de Santa Cruz (FIAS) dio a conocer al cierre del 2016, mediante su presidente Miguel O´Byrne, que Santa Cruz enfrenta la sequía más pronunciada de los últimos cien años, pues las precipitaciones y nevadas disminuyeron notablemente y con ello el agua en superficie desaparecer aceleradamente.

La tierra santacruceña es el lugar para el desarrollo de diferentes actividades productivas. La más antigua es el modelo agrario, pues los productores señalaron que en el 2016 sufrieron daños irreversibles en su producción y actualmente, las cabezas de ganados se encuentran a la mitad de la época floreciente.

Desde FIAS indicaron que Santa Cruz llegó a contar con más de 5 millones de animales destinados a la actividad agraria, en tanto que hoy, quedan menos de dos millones. Esta baja provocó el cierre de establecimientos, despidos de mano de obra, y la disminución notable del aporte que ese sector genera al crecimiento.

En este mismo escenario la actividad agraria comparte con otros modelos productivos de gran escala: la minería y el petróleo.

Pero a pesar de las adversidades del cambio climático, el presidente del Consejo Agrario Provincial (CAP), Javier de Urquiza, precisó que esas actividades industriales aún pueden desarrollarse sin perjuicio uno del otro en Santa Cruz.

Sin embargo, alertó que el desafío es buscar el “equilibrio en el uso del recurso hídrico” con el objetivo de “garantizar el agua a cada habitante”.

“El efecto de la sequía en la producción agropecuaria es la disminución de oferta de alimentos a los animales en aguadas, lagunas, arroyos, manantiales e impacta directamente en la calidad de forraje”, señaló.

De acuerdo a los relevamientos que el Consejo Agrario Provincial realizó, se determinó que en regiones donde los registros históricos de las precipitaciones promediaban los 170 milímetros, en el 2016 descendieron a los 20 milímetros.

Coexistir

 “Es conocido que la actividad minera y petrolera necesitan una cantidad importante de agua, pero ellos extraen las aguas de profundidades notables. Para obtener el recurso hídrico excavan a mil metros promedio de profundidad, mientras que un molino para la ganadería se lo ejecuta entre 30 y 100 metros. Se trata de dos fuentes distintas de agua”, indicó el funcionario.

Explicó que desde la Dirección Provincial de Recursos Hídricos, dependiente del Consejo Agrario Provincial, de manera mensual se realizan controles sobre el uso del agua en la actividad petrolera y minera, de allí surgen los registros fiscales para cobrar el canon por la utilización del vital recurso. “El objetivo es el cuidado del recurso, pues debe ser administrado en búsqueda del equilibrio para las distintas actividades pero mayormente para garantizar el consumo a la sociedad”, explicó en sus declaraciones.

De Urquiza expuso que actualmente el debate que se da en este ámbito es “alcanzar el equilibrio y la utilización eficiente del elemento. Para ello tenemos que ser efectivos en los controles”. Además indicó que “no se ha dado un enfrentamiento entre la minería, el petróleo y la ganadería. Todas son generadoras de trabajo (enfrentando cada una sus dificultades propias) y dan su aporte para el crecimiento a Santa Cruz”.

Así, la responsabilidad que le cabe al Estado provincial es activar los mecanismos efectivos de controles para el cuidado del medio ambiente y de este bien preciado, el agua.

Fuente: Agencia de Noticias Mineras- La Opinión Austral

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s