Ganadería. Indicadores de degradación y evaluación utilitaria de mallines

Posted on Actualizado enn

Resulta necesario garantizar el uso sustentable de los mallines, pastizales húmedos muy productivos y de alta calidad forrajera para el ganado. Con esta premisa, el manejo planificado de estos ambientes requiere conocer la composición de la vegetación asociada a indicadores de deterioro vegetal y el suelo, y realizar una evaluación utilitaria mediante la estimación y el manejo de la carga animal.

En Patagonia, los mallines son pastizales húmedos muy productivos y de alta calidad forrajera para el ganado. Sin embargo, son ambientes afectados por cambios en el régimen hídrico y el pastoreo intensivo y continuo que provocan alteraciones en la vegetación y en el suelo que reducen su aptitud de uso.

Estudios previos evaluaron en forma objetiva la condición de deterioro de los mallines en Santa Cruz a nivel predial mediante la cobertura de suelo desnudo, presencia de plantas indicadoras y ocupación del mantillo o restos vegetales. Con estos antecedentes, resulta indispensable conocer la composición de la vegetación asociada a indicadores de deterioro vegetal y el suelo y realizar una evaluación utilitaria de los mallines para planificar su uso.

Por ejemplo, en los mallines húmedos y secos del Sur de Santa Cruz se comprueba con el avance del deterioro una mayor ocupación de especies indicadoras que oscila entre 30-35% hasta 40-50% en la condición más degradada y representada por Diente de León y Coirón amargo en los sectores húmedos y secos respectivos del mallín. Además, en el mallín seco más deteriorado se observa mayor presencia de suelo desnudo (10 a 25%) y de mantillo (10 a 20%). Finalmente, en la condición más degradada de ambos mallines el suelo se presenta compactado y con síntomas de erosión hídrica en surcos y salinidad en profundidad.

En virtud de lo expuesto, se reducen la disponibilidad forrajera de estos ambientes y la receptividad animal para utilizarlos. Prueba de ello es que, en los mallines húmedos el forraje disponible disminuye 4 veces desde una condición buena (Media: 4000 kg MS/ha) hasta la condición más degradada (Media: 1000 kg MS/ha), lo cual equivale a reducir en la misma proporción la carga animal de ovejas de refugo (34 a 8,5 Ov/Ha), corderos flacos (40 a 10 Cor/Ha) y terneros (4,5 a 1 Ter/Ha) que utilizan el mallín para engorde en verano.

Con estas consideraciones, se recomienda caracterizar la vegetación y relevar indicadores de deterioro del pastizal y el suelo asociados a la condición de deterioro de los mallines. Además, determinar la receptividad animal según la disponibilidad y calidad forrajera inicial del mallín y los requerimientos de la categoría utilizada. Por último, resulta aconsejable manejar la carga animal con pastoreos controlados en los mallines muy deteriorados.

Fuente: Ing. Agr. Víctor Utrilla – Producción Animal. EEA INTA Santa Cruz

Diario La Opinión Austral

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s