#TragediaEnElMar El Naufragio del “Repunte” tiene responsables

Posted on

El testimonio de uno de los tripulantes desaparecidos que registró REVISTA PUERTO dos meses atrás aporta datos que ponen al descubierto una cadena de responsabilidades: el armador Luis Caputo, el Consejo Federal Pesquero, la Prefectura y los gremios. 

Por Karina Fernández

Desde hace tiempo este medio viene trabajando en el tema de la inactividad de los barcos del empresario Luis Caputo. Hemos cuestionado el accionar de las autoridades del Consejo Federal Pesquero, que les ha permitido a empresarios inescrupulosos, ineficientes e irresponsables mantener un permiso de pesca que no merecen. Como parte de una investigación más profunda comenzamos a recolectar testimonios de sindicalistas y marineros y en eso estábamos cuando esta terrible tragedia sucedió. Hace dos meses hablamos con un tripulante del Repunte, hoy desaparecido.

Sus palabras ahora cobran una relevancia superlativa, por eso decidimos darlas a conocer. Tal como se lo prometí en su momento a él y ayer a su familia no develaré el nombre. El naufragio del Repunte tiene responsables y es necesario que de una buena vez algo cambie; todos los años lamentamos vidas, esta vez fueron diez.

“El garrón más grande es que le arreglan alguna cosa de las que andan mal en el barco cuando se le está por vencer los 180 días y nos mandan a navegar, pero a los tres lances se rompe y tenemos que volver”, me dijo cuando le pregunté en qué condiciones estaban los barcos de Ostramar.


El temor de perder fuentes laborales, quizás el peor fantasma que atraviesa tanto a tripulantes como gremialistas, no les permite ver que empresarios de esta calaña nunca aportarán bienestar al trabajador. El propio SIMAPE cayó en ese error cuando a fines del año pasado intercedió por Caputo ante las autoridades nacionales para que no perdiera otro permiso, como había ocurrido con el Mellino II.

Luego de esta gestión del sindicato, el Consejo Federal Pesquero justificó la inactividad del barco Repunte, que había estado inactivo por tres años. No existían motivos para que se le otorgara esa justificación, dado que como documentación solo pudo aportar el testimonio del empresario aduciendo retrasos en las reparaciones.

Pero este no fue el último barco al que se le justificó la inactividad. En marzo pasado se la otorgaron al San Antonino y al Wairon IV. Antes de que ello ocurriera, el subsecretario de Pesca Tomás Gerpe visitó al empresario en sus oficinas para verificar que estaban trabajando en las reparaciones. Para entonces, Caputo ya había armado un show que colmara sus expectativas.

Fue en ese momento cuando nuestro entrevistado nos dijo: “Ahora que vino uno de Nación puso todos los talleres a trabajar en el barco, dicen que los tienen que sacar antes del 30 de abril, el tema es que no pase lo de siempre, que en el primer viaje nos tengamos que volver”.

A los pocos días el Consejo Federal Pesquero le concedió la justificación de inactividad a los dos barcos, que llevaban cuatro y cinco años parados. Como es habitual alegaron demoras del taller naval que no eran reales. Sin buscar verificar la veracidad de las declaraciones presentadas por Caputo, los consejeros de forma unánime lo aprobaron.

Los barcos de Caputo llevan tantos años inactivos que muchos integrantes de sus tripulaciones se fueron en busca de trabajo a otras empresas; permitirles retener el permiso solo termina beneficiando a los empresarios inescrupulosos, nunca a los trabajadores. Los que se quedaron se mantenían con un ingreso de 10.000 pesos que gestionó el SIMAPE ante la falta de embarque.

“Muchos ya se fueron, en el Don Luciano de 18 tripulantes quedan tres, en el Santa Ángela seis y del Repute se fueron todos. Algunos están conformes porque si se embarcan en un barco chico no ganan más de 10.000 pesos y otros andamos todos los días por los muelles tratando de hacer algún relevo, pero está difícil”, me explicó el marinero.

“En el gremio nos dicen que los del gobierno le quieren sacar los permisos para dárselos a unos del sur y que eso para nosotros es la muerte, estamos en una situación difícil”, me dijo antes de despedirnos. La próxima vez que supe de él fue ayer por la mañana, cuando recibí un mensaje de su mujer, de su compañera por casi veinte años. Me decía “lo perdí”.

Que los barcos del empresario Luis Caputo son los peores de la flota argentina es algo que dicen con fundamento los especialistas en reparaciones navales; que sus técnicos se van de la empresa porque no se cumple con requerimientos básicos para garantizar la operatividad de los buques sin poner en riesgo a las tripulaciones, también es conocido en el ambiente y basta chequear en su nómina de personal la rotación en el cargo.

El Repunte se hundió porque ingresó agua, eso se supo en el primer momento, un audio extraoficial entre las tripulaciones daba cuenta de que ese había sido el alerta que le habían dado al barco María Liliana; ayer, abordado por la Agencia Telam, uno de los dos sobrevivientes lo confirmó. Evidentemente otra vez, tal como lo suponía nuestro entrevistado, había sido alistado chapuceramente para no perder el permiso. Ellos ante la necesidad no dudaron en subirse para hacer la temporada de langostino.

Que el Repunte haya naufragado y dejado diez víctimas fatales, diez familias que ayer lloraron a sus padres en el que fue el día del Padre más negro de la historia de la pesca argentina, tiene responsables. Luis Caputo debe responder por haber jugado con la vida de estos jóvenes subiéndolos a un barco que no estaba en condiciones de capear un temporal en las frías aguas patagónicas.

Pero no es solo Caputo el responsable, los gremios deberán revisar a qué costo buscan que los permisos queden en manos de empresarios como este y alguna vez deberá proteger la vida de sus afiliados, realizando las inspecciones necesarias, enfrentándose sin temor al poder económico. También la Prefectura Naval Argentina deberá, como ha prometido, no permitir la zarpada de barcos a los que les falten los elementos de seguridad o presenten deficiencias; es su responsabilidad garantizar la seguridad en altamar.

Por último, Tomás Gerpe; Ricardo Patterson, Reina Sotillo de Galgano, María Silvia Giangiobbe, Francisco Di Leva –familiar del empresario Luis Caputo–, Jorge Bridi, Adrián Awstin, Carlos Liberman, Juan Antonio López Cazorla y Juan Bosch, miembros todos del Consejo Federal Pesquero, son responsables de otorgar justificaciones de inactividad en complicidad con empresarios que evidentemente no tienen intenciones de activar su flota. La Ley establece como límite 180 días; que un empresario mantenga en reparación un barco por tres, cuatro y hasta diez años no es creíble.

Si en tres años Caputo no logró reparar el Repunte es porque no quiere o no puede hacerlo, porque con las mismas limitaciones de astilleros y de importaciones, otros pudieron reparar y mantener operativos sus barcos. Por lo tanto, el Estado no debería permitirle retener el permiso.

Si este Consejo Federal Pesquero y los de las gestiones anteriores hubieran entendido que no es un empresario pesquero aquél que no puede mantener sus barcos porque entre otras cosas pone en peligro la vida de sus tripulaciones, esta tragedia se habría evitado. En el Repunte ingresó agua y diez vidas se perdieron.

La justificación indefinida de inactividad es una práctica de años, pero cuando Cambiemos llegó al poder prometió que se iban a terminar. Lo hicieron ante esta periodista Tomás Gerpe y el secretario Ricardo Negri; y todavía estamos esperando que lo cumplan. El dolor que atraviesa hoy a toda la comunidad pesquera es muy profundo y ya no soporta más excusas.

Fuente Revista Puerto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s