Me separé, ¿y ahora cómo sigo? (por Bernardo Stamateas – @BerStamateas )Me separé, ¿y ahora cómo sigo? (por Bernardo Stamateas – @BerStamateas )

Posted on Actualizado enn

Cada domingo, en este sitio, compartimos reflexiones de esta reconocida y apreciada persona de nuestro tiempo. 

Desde Amanecer Deseado Noticias, agradecemos a su producción por permitirnos  publicar semanalmente  una selección de pensamientos de Bernardo, quien es Licenciado en Psicología, Sexólogo Clínico, Escritor Best Seller y Conferencista Internacional.

El divorcio es la pérdida de un ideal, una etapa de cambios y de turbulencia. Siempre, antes de una separación física, hay una separación emocional. Nada sucede en el vacío. Nos casamos con un conocido y nos separamos de un desconocido. Dentro de la multiplicidad de motivos de una separación, podemos pensar dos de ellos:

1.      La frustración personal

La persona acumula ira en su interior debido a frustraciones en distintas áreas de su vida, y así comienza a distanciarse del otro. Coloca el problema afuera, en el otro, y lo culpabiliza. Al separarse, siente alivio y se autojustifica: “Ya sufrí demasiado; ahora, voy a disfrutar”. Con el correr del tiempo, descubre que la angustia regresa porque, en realidad, el problema nunca fue de pareja.

2.     Los conflictos de pareja

Aquí la pareja no ha armado, consolidado, el vínculo. Es decir, el “cerebro de pareja”, el “nosotros”. Entonces los detonantes de la separación son cuestiones como las peleas, el desgaste, la infidelidad, los celos, etc.

Estas son algunas de las consultas más frecuentes que la gente suele realizar, en términos generales:

Él se fue de repente. Uno puede estar físicamente al lado de una persona pero emocionalmente a kilómetros de distancia. Nadie se marcha de repente; lo que sucede es que en ambos había baja empatía, cada uno estaba mirando en distinta dirección.

Lo/a extraño demasiado. La pregunta aquí es: ¿Vos eras feliz cuando estabas con él/ella? Cuando una persona quiere volver con su ex, debería cuestionarse si es porque lo ama, lo extraña, o echa de menos ciertas comodidades. Si es amor, este siempre se esfuerza por cambiar.

No lo puedo perdonar, siento que lo odio. Odiar es una manera de no aceptar lo sucedido, una herida narcisista. Hay un dolor muy profundo y, mientras la persona siga “demonizando” a su ex, no podrá sanar su separación ni aprender nada de lo vivido. Pararse en el dolor y en la ira es buscar venganza, tarde o temprano, y eso siempre nos detiene. El golpe que uno recibe siempre lo siente más fuerte que el golpe que uno da, de ahí que cuando a uno le pegan, por lo general, devuelve varios golpes también.

Me deprimí y no puede seguir adelante. Esta persona se siente abandonada, quedó detenida en la mirada del pasado (en la pérdida) y, cuando mira hacia adelante, solo ve incertidumbre. Está atascada entre el dolor y la incertidumbre.

¿Qué sucede con el varón que desaparece y no ve a los hijos? Muchas veces, al separarse, él siente que dio mucho y que tiene derecho a ser feliz, que no debe nada más. Por eso, no siente culpa por no interesarse en cómo están sus hijos. Se trata de un enojo contra la familia.

A las parejas que van y vienen, que se reencuentran y se vuelven a separar, les cuesta mucho armar el nosotros y no tienen la capacidad de poder reconstruir internamente. Esto es distinto del caso de las parejas que van y vienen para tener sexualidad. Aquí la dificultad no es hacia adentro, sino hacia afuera. Y la dificultad de reconstruir es hacia adelante.

Comparto algunas ideas conocidas que es importante remarcar:

  • Nunca hablar mal del ex; no demonizarlo; no juntar adeptos para nuestra desgracia; no usar a los hijos para castigar al otro, triangulándolos o prohibiéndoles que vean a los abuelos.
  • Formar pareja rápidamente no es aconsejable. Lo importante es primero sanar la experiencia anterior para no construir sobre ruinas. Solo cuando se deja de demonizar o de divinizar al ex, es posible transformar todas las circunstancias negativas en crecimiento.

Después de una separación, es fundamental seguir adelante con nuestra vida y construir, pues la vida siempre nos brinda una nueva oportunidad. Hacia atrás están las pérdidas, hacia las adelantes las oportunidades.

Si tenés alguna inquietud, podés escribirme a bernardoresponde@gmail.com

Acerca de Bernardo Stamateas http://www.stamateas.com/bio.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s