#TragediaEnElMar  Consorcio Portuario aportará las últimas imágenes del Repunte en Mar del Plata

Posted on Actualizado enn

Fue el compromiso ante familiares de tripulantes desaparecidos, en el marco de una reunión tensa, desarrollada en el Consorcio con la presencia del prefecto Campanini, el ministro Tizado y el subsecretario Lobbosco, entre otros. “Que el Repunte sea un caso testigo”, dijo Gabriela Sánchez.

Por Roberto Garrone    Fotos Diego Izquierdo

“Están a su disposición”, les dijo el Presidente del Consorcio Portuario a familiares de tripulantes desaparecidos tras el naufragio del Repunte. Martín Merlini se comprometió el viernes a entregar las imágenes que registraron las cámaras de seguridad que dispone la administración portuaria sobre todos los movimientos en el buque pesquero de Ostramar, antes de zarpar rumbo a Puerto Madryn, a fines de mayo.

La intención de los familiares es aportar el material al Juez Gustavo Lleral a cargo del Juzgado Federal Nº 2 de Rawson, donde se tramita la causa, para que el magistrado tenga acceso a conocer el estado general del buque antes de zarpar y, sobre todo, las tareas que se hicieron a bordo, fundamentalmente la colocación de los tangones sobre la cubierta para pescar langostino.

“Será un trabajo arduo, pero nos tomaremos todo el tiempo que haga falta. Creemos que acá tienen que estar las pruebas de lo que se hizo a bordo, quién lo hizo y si hubo controles de Prefectura”, dijo Gabriela Sánchez, hermana del capitán, Gustavo Sánchez, quien participó de la reunión junto con su hermana Romina y Andrea Almirón, sobrina de Marcelo Islas y prima de Sebastián Cabanchik, marinero y engrasador del Repunte que todavía se encuentran desaparecidos.

“Será una manera de demostrar que no somos cuatro locas que decíamos que el barco estaba hecho bolsa… podremos saber quiénes soldaron, bajo la responsabilidad de quién. Porque Campanini dice que se hizo la prueba de estabilidad y sigue sin mostrar un solo papel”, agregó Gabriela.

El Prefecto Mayor, jefe de Prefectura Mar del Plata, recibió varios cuestionamientos para los que, a un mes del hundimiento del Repunte, sigue sin tener respuestas. Por qué el helicóptero llegó tan tarde a la zona del naufragio, por qué no volvió luego de rescatar a Guaymas y el cuerpo de Gaddy. Por qué los guardacostas llegaron recién el día siguiente. Nada tuvo respuesta.

“No es como en las películas”, les dijo Campanini, que todavía conserva porciones de descaro. “No queremos que la Prefectura recorra los barrios sino que cumpla su función en los muelles”, le dijeron. De aumentar la cantidad de personal técnico de POLINAVE en Mar del Plata tampoco contestó nada. “Nuestros barcos también son viejos”, se excusó el Prefecto. “Eso no justifica la inacción”, le retrucaron. Todo el resto de los funcionarios, en silencio absoluto.

Un rato antes el Prefecto Mayor no había puesto objeciones cuando las familias, acompañadas por el ingeniero naval Marcelo Fuster, insistieron con la necesidad de establecer un comité externo, capaz de investigar las causas de los naufragios y emitir recomendaciones que permitan mejorar los niveles de seguridad.

“No veo el inconveniente”, dijo Campanini cuando le preguntaron si se podían abrir los expedientes de lo investigado por Prefectura tras los últimos naufragios.

Marcelo Lobbosco reconoció que tras el naufragio sucedieron muchas cosas que no deberían haber pasado. Propuso un protocolo para estas emergencias mediante el cual los familiares tengan un lugar adecuado para recibir información, sean asistidos por un cuerpo de psicólogos y se despliegue la ayuda de otras dependencias del Estado.

“Acá llegamos tarde, pero se pueden cambiar un montón de cosas, nadie tiene que pasar por lo que ustedes pasaron”. El Subsecretario de Puertos aceptó la propuesta del Comité y pidió que “se ponga por escrito a la mayor brevedad”, dijo el funcionario, que le dio órdenes a Merlini de ponerse al frente de este “comité de crisis”, que se volverá a reunir dentro de 10 días.

Liliana Goyeneche, delegada Regional de Trabajo bonaerense, explicó los programas de ayudas y subsidios que tiene la cartera laboral para estos casos, en que no se necesita el certificado de presunción de fallecimiento.

“Explicamos las necesidades puntuales de cada familia. Quedaron mujeres con problemas de salud, que nunca trabajaron y no tienen como insertarse laboralmente. No eran indigentes como para que le manden una bolsa de comida”, contó Romina, que también explicó la particular manera de liquidar salarios del personal embarcado que tienen los empresarios de la pesca. La Delegada hace más de tres años que ocupa el cargo. Tomaba nota con meticulosidad; como si no lo supiera.

Alejandro Latte, asesor de Tomás Gerpe, fue uno de los que peor la pasó en la reunión. Con aires de superioridad, intentó relativizar la importancia de los permisos de pesca y rechazó que el SIMAPE haya sido el encargado de controlar los trabajos de mejoras en los barcos de Caputo. Cada cosa que decía era refutada por las hermanas del capitán del Repunte.

“Cuando Gerpe asumió dijo que iban a aprender… si no aprendió en un año y medio, qué podemos esperar, cuántos Repuntes más quieren que haya. Si ustedes son los especialistas y han permitido este descontrol”, le dijo Gabriela a un Latte que se ponía cada vez más blanco.

Habían pasado más de tres horas de reunión y la tensión seguía sobrevolando la sala de Directorio del Consorcio. Habían pasado frases fuertes, como la confesión de los familiares de necesitar que las autoridades generen más respuestas que empatía.

Ya se había ido el ministro de Producción, Javier Tizado, cuyo secretario anotaba todo lo que decían los familiares. Como si tuviese que rendirle cuentas a la gobernadora Vidal, la promotora del encuentro.

Hasta el Congreso no paro… ya dejé de trabajar…no tengo otra misión en la vida”, le dijo Gabriela Sánchez al auditorio. “El Repunte tiene que ser un caso testigo, como lo fueron el soldado Carrasco, Cromañon… esto tiene que ser igual…”.

Hasta que los armadores pesqueros no se sienten en esa mesa, hasta que no comprendan que lo que está en juego es la vida de sus tripulantes, al Comité de Crisis le seguirá faltando una pata importante.

Fuente: Revista Puerto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s