El enigma del TC48: el avión argentino que desapareció en el Caribe hace 52 años y todavía se busca

Posted on Actualizado enn


La tapa de LA NACION con la noticia del TC48, perdido en Costa Rica. Foto: Archivo

Transportaba a 68 cadetes, oficiales y suboficiales, que iban a realizar tareas de instrucción en Estados Unidos

Es uno de los de los mayores misterios aeronáuticos del mundo. El 3 de noviembre de 1965, el avión TC48 de la Fuerza Aérea Argentina despegó desde la Base Howard de la Fuerza Aérea de EE.UU. en Panamá, con destino a El Salvador. El destino final era Estados Unidos, donde los 68 cadetes, oficiales y suboficiales que transportaba, realizarían tareas de instrucción. Pero el TC48 se declaró en emergencia a pocos minutos de partir. Reportó fuego en uno de sus cuatro motores y perdió contacto. Hoy, 52 años después del incidente, se lo sigue buscando.

Hay dos hipótesis sobre lo que pasó. Una es que el avión cayó al mar. Es la posición de la Armada de Estados Unidos, que en 1965, cuando ocupaba el canal de Panamá, participó de la búsqueda y encontró chalecos salvavidas, camisas, la cédula de uno de los cadetes y restos de la cobertura interna del fuselaje. Los elementos parecen concluyentes. Pero algunos familiares de la tripulación dicen que fueron plantados para cerrar la investigación.

Estos familiares apoyan la otra hipótesis, que dice que el avión se estrelló en la selva, entre Panamá y Costa Rica. Esta hipótesis, para ellos, deja abierta la posibilidad de que la tripulación se encuentre con vida.

Tres datos
Los familiares de la tripulación se basan en tres datos. Por un lado, una carta del comandante Mario Nello Zurro, ayudante del encargado de los cadetes. La carta llega a su casa el 7 de noviembre, despachada desde Lima. Cuenta que, como parte del viaje era sobre el mar, “a los cadetes les hacen poner chalecos salvavidas anaranjados”. Lo curioso es que los chalecos que fueron rescatados del mar durante la búsqueda eran verdes.

Búsqueda del avión TC48 en la selva. Foto: Gentileza Regina Zurro

Además, algunos familiares dicen que los peritajes realizados apuntaron restos de agua dulce y el sello de Prefectura Marítima en los chalecos. De las partes del avión, los familiares nunca vieron nada.

Por otro lado, algunos familiares recogieron testimonios de indígenas de la selva que afirmaron haberlo visto a baja altura. Por eso entienden que cayó en tierra.

En 2015, el Ministerio de Defensa anunció a los familiares que comenzaba la Operación Esperanza 7, un nuevo intento de búsqueda por tierra. Se había abandonado en 2011.

Búsqueda marítima
En 2016, el Ministerio de Defensa anunció que también apoya la búsqueda marítima del avión. En concreto, la iniciativa de Mariano Torres García, un empresario argentino que realiza una búsqueda submarina con tecnología sonar.

“Vamos a apoyar esta misión desde donde nos toca y agradecemos a quienes con mucho empeño, decisión, y usando su patrimonio personal, hacen posible esta búsqueda”, dijo entonces el ministro Julio Martínez.

El avión TC48. Foto: Gentileza Regina Zurro

La búsqueda de Torres García comenzó hace tres años. El empresario tiene un motivo personal para encontrar el TC48. Es el hijo de quien fuera el Jefe de la Base de Aerolíneas Argentinas en Ezeiza el día del accidente, y quien tuvo a cargo la tarea de recibir y contener a los familiares de los cadetes.

“Fue una tragedia enorme. Mi papá contaba historias desgarradoras del incidente, de los familiares de la tripulación. Y yo me preguntaba ¿por qué había dos hipótesis?”, cuenta a LA NACION Torres García.

La búsqueda que encabeza el empresario se llama Proyecto TC48. Cuenta con tecnología de sonar lateral, que no existía cuando ocurrió el incidente, desarrollada por el MIT. La operación está íntegramente financiada por la familia Torres García, según indicó Mariano Torres García a LA NACION.

“Trabajamos con hipótesis de impacto y vamos descartando áreas”, dice Torres García. Ya se escanearon más de 16,000 hectáreas en la zona probable de impacto. El proyecto cuenta con el apoyo de la Universidad de Miami y la National Oceanic and Atmospheric Administration de los Estados Unidos.

En el marco del Proyecto TC48 se recuperaron una serie de documentos relevantes para la investigación: las transcripciones de las comunicaciones de radio de la operación de rescate llevada a cabo por la Fuerza Aérea de Estados Unidos (USAF), comunicaciones internas entre las distintas bases aéreas, copia de la bitácora del busque USS Dodge County donde se registraron los elementos que se fueron recuperando del mar, y dos vídeos que muestran a oficiales de la USAF entregar a oficiales del T43 los primeros 5 chalecos salvavidas levantados del mar.

A su vez, el 31 de octubre último se lanzaron al mar 13 flotadores con dispositivos GPS para registrar su trayectoria y compararla con la de los salvavidas recuperados en 1965. Todo esto apunta a corroborar la veracidad de los elementos que encontraron oficiales de EE.UU. en 1965. Una nueva búsqueda se realizará en abril de 2018.

Fuente: Diario La Nación

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s