Un matrimonio, doce chicos y el riesgo permanente: el único colegio argentino en la Antártida

Posted on Actualizado enn

En la Escuela Nº 38 “Pte. Raúl R. Alfonsín”, ubicada en la Base Esperanza, se suspenden las clases cada vez que el viento acecha. Cómo se vive y enseña en una comunidad aislada

Por Maximiliano Fernandez

En este casino no hay ruletas, ni blackjacks, ni hombres con un vaso de whisky en la mano expectantes. En el casino, cada fin de mes se reúnen los 55 habitantes que hoy viven en la Base Esperanza para festejar los cumpleaños, todos a la vez, que hayan sucedido durante esos treinta días. Después hay sobremesa en el bar, algunos juegan al pool, otros al ping pong, todos a los juegos de mesa que integran a las familias. En la Antártida, el casino es, en realidad, un comedor.

El verdadero nombre de Tierra del Fuego es Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur por su condición de bi-continental. Esperanza es la única base antártica preparada para albergar huéspedes. Entre las familias militares, hay un matrimonio de docentes. Griselda Ramírez y Julio Palavecino se trasladaron junto a sus dos nenes para dar clases en la Escuela Provincial Nº 38 “Pte. Raúl R. Alfonsín”, la única en la zona, fundada en 1978, el mismo año en que la base empezó a recibir expedicionarios.

“Más allá del trabajo, no hay mucho para hacer”, reconoce la maestra Griselda a Infobae. “Acá todos vienen a trabajar”. De lunes a viernes, las clases se dividen en dos franjas horarias. De 8 a 12 se dictan las áreas específicas -lengua, matemática, ciencia e incluso inglés por Skype-. Al mediodía las familias se juntan a comer. De 15 a 18 se dan las áreas complementarias -educación física, plástica, música-.

Hoy son 12 chicos entre guardería, jardín de infantes, primaria y secundaria. “Las clases son prácticamente personalizadas. En nivel inicial, por ejemplo hay un solo chico. Entonces se pueden atender las necesidades particulares de cada uno”, dice Ramírez. Al igual que en los colegios rurales, se trabaja con plurigrado, pluriaño y plurinivel, lo que implica que en un aula confluyen chicos de distintas edades.


El avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea que opera desde Río Gallegos

Los alumnos de la secundaria cursan sus estudios a través del Sistema de Educación a Distancia del Ejército (SEADE). Cada chico recibe de una vez todo el material de estudio a desarrollar a lo largo de su año en un cd-rom y recibe el apoyo de tutoras en la Base.

“La Antártida no perdona”, repiten como si fuera el primer mandamiento. Otros incluso dicen: “Cualquier error tonto o distracción puede llegar a costarte la vida”. La escuela está junto a la costa, mira hacia la Bahía Esperanza y trece viviendas la rodean. Son pocos metros los que separan las casas del colegio, aunque el clima, a veces, imposibilita su llegada. “En los días de viento fuerte la visibilidad es muy escasa y las ráfagas superan los 100 kilómetros por hora. Se vuelve muy peligroso salir porque te arrastra”, agrega la maestra que aclara que, de igual modo, faltaron muy pocas veces en 2017.

En una base antártica las actividades son pocas. No hay shoppings ni supermercados, no hay boliches ni bares. El contacto con personas de otros continentes es muy esporádico porque solo se puede acceder en temporadas de deshielo. Son siempre las mismos cincuenta y pico de personas conviviendo durante un año. “Es habitual que aumente el índice de susceptibilidad y molesten detalles que pueden parecer insignificantes en otro contexto. Por ejemplo que alguien no salude se convierte en una gran ofensa”, cuenta a Infobae Héctor Cascú, maestro de la escuela en 1999 y 2000, hoy referente antártico.
En la Base Esperanza, no manejan dinero porque “no tienen dónde gastarlo” y la comida está celosamente racionada. Y, claro, no todo es malo, en los momentos en que se puede estar al aire libre, sus habitantes gozan del privilegio cercano a una naturaleza inigualable: glaciares, témpanos, pingüinos, lobos marinos, palomas antárticas, gaviotas, ballenas.

Cascú cuenta que cada salida al colegio implica, al menos, unos 45 minutos de preparativos entre gorros, guantes, camperas, botas y el equipamiento tanto para los adultos como, sobre todo, para niños. “Quizás eran necesarios recorrer tan solo unos 15 o 20 metros hasta la escuela, pero sin esa precaución nos exponíamos a riesgos”, explica.

Antártida es el más inaccesible e inhóspito, el más frío, el más desértico y el más ventoso de los continentes. “La duración de los días y las noches no son como en el resto del país”, dice Cascú que lo vivió en carne propia cuando, fiel a las costumbres, cerca del final de su experiencia pintó las paredes de la escuela. “Empecé a las 5 de la tarde cuando amainó el viento, ingresando a la escuela de a ratos para descongelar la pintura y tomar algo caliente. Cuando terminé, miré la hora y… eran las 8 de la mañana del otro día”. Sucede que a partir de octubre/noviembre no hay más noche en la base. La presencia del sol es permanente.

La misma escuela que pintó estará a cargo, desde 2018, por otro matrimonio. Cada año, el ministerio de educación fueguino designa un comité de selección encargado de elegir al matrimonio -siempre debe ser un matrimonio que resida en Tierra del Fuego- de docentes que dará clases en la Escuela Nº 38.

“Sería una experiencia hermosa ir a la Antártida”, pensaron Víctor Navarro y Mariana Ibarra mientras estudiaban en el profesorado. Recién se conocían por entonces, pero la idea no se diluyó incluso con la llegada de sus dos hijos, Victoriano y Juan Ignacio. “A principios de 2017 empezamos a notar señales que nos decían que este era el año para postularnos y participar de la selección de maestros. Lo hablamos en familia y estuvimos de acuerdo”, relatan.

Se inscribieron y pasaron las distintas instancias. Finalmente, el día llegó. Serán ellos quienes darán clases en la Escuela Nº 38 durante 2018. Además de acompañar a sus alumnos en la experiencia escolar, dicen, buscan contagiar “un sentido de pertenencia por esa porción de nuestro país tan alejada del común de las personas”. Tanto que el casino, por ejemplo, es el comedor donde festejan los cumpleaños.

Fuente: Infobae

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s