Entrevista a Pilar Sordo: Gira patagónica “El desafío a ser feliz”

Posted on Actualizado enn

La producción de FM Desire de Puerto Deseado logro una entrevista por demás movilizadora con Pilar Sordo, psicóloga, escritora y conferencista de Chile, que a través de sus estudios revoluciona a mujeres y hombres del mundo hispano.  “Puedo ser feliz y estar triste”, “Los occidentales estamos educados en relación al apego”, “Yo he tenido el privilegio de tener una vida muy difícil”… son algunas de las contundentes expresiones de Pilar que compartimos en este reportaje.

Juan Manuel: http://www.radiofmdesire.com.ar. Tenemos del otro lado de la línea, es un placer poder charlar con ella por primera vez aquí desde esta ciudad de la Patagonia: Pilar Sordo, buen día, Juan Manuel Saborido y Gustavo Federici te saludan desde Puerto Deseado en Santa Cruz.

Pilar Sordo: Hola, ¿cómo están? Un placer.

JM: Bueno, realmente nosotros muy, muy emocionados y también muchas expectativas por lo que significa esta gira patagónica que estás emprendiendo en este momento.

PS: Sí, claro, estoy ahora en Bahía Blanca y ya voy para donde están ustedes, ya de a poco.

JM: Muy bien. Sabemos que el 15 de marzo estarás en La Bella Puerto Madryn, el 16 en Trelew, y el 17 –muy cerca de nosotros, la capital nacional del petróleo-, en Comodoro Rivadavia.

PS: Así es, así es. Y muy contenta de poder estar compartiendo esta actualización de la investigación de la felicidad que hice, y que ya tiene como 12 años el estudio, pero voy a contar las últimas actualizaciones que se hicieron a mediados del año pasado. Es una conferencia muy divertida que tiene muchísima información, debe ser una de las que más me gustan contar, porque a mí particularmente me ha enseñado mucho este estudio, pero también es muy movilizadora, tiene de todo, mucho humor y mucha cosa muy sensible también.

JM: Ajá, el título es “El desafío a ser feliz”, basado en el libro “Bienvenido dolor”.

PS: Exactamente. Partió siendo base de ese libro, que es el quinto mío de los ocho, pero ya a esta altura está como un poco más despegado del libro y tiene su propia identidad por las actualizaciones que le he hecho, así que parto hablando del tema de las emociones, de lo que nos pasa con la rabia, con la tristeza, con el miedo, con la alegría, qué pasa con la muerte, con los duelos, cómo se viven los duelos hoy día, el tema de la donación de órganos también, dentro de los errores que la investigación planteó que se cometían con respecto al concepto de felicidad, donde el error más importante yo creo que es confundir la felicidad con la alegría y suponer que solo somos felices cuando estamos contentos, porque yo puedo ser feliz y estar triste, o ser feliz y tener problemas, como la gran mayoría de la gente que hoy es feliz, hay gente que tiene problemas, y tal vez la otra es suponer que la felicidad tiene que ver con el tener, y lo que el estudio plantea es que la felicidad tiene más que ver con necesitar menos más que con tener más, y la última parte de la charla ya entro de lleno a lo que el estudio mostró lo que era la felicidad, que es un estado que puede ser permanente en la vida, que tiene que ver más con la paz y con la armonía que con la euforia o con el placer, y que es una decisión que tomamos todos los días con los dolores que tenemos en el alma, y no esperar a estados ideales porque esos no van a venir nunca.

GF: Qué palabras sabias, Pilar, Gustavo te saluda. Qué impresionante llegar a esa reflexión. En lo personal, ¿cómo lograste llegar a esta profundidad de analizar qué es la felicidad y qué es la alegría, o pasar por todos estos cambios? ¿Te llevó a la investigación tu misma profesión, a llegar a este análisis?

PS: Lo que pasa es que yo siempre he sido muy curiosa y obsesiva [risas], y desde ya 30 años que soy psicóloga y atendí pacientes por veinti tantos años. Siempre armé talleres y generé grupos de investigación, primero en Chile y después en distintos lugares de América Latina. Y estas caminatas –como yo prefiero llamarles a las investigaciones- que implica escuchar a miles de personas para cada tema que investigo, por eso hay ocho libros que tiene cada uno una investigación distinta, el escuchar, el reflexionar, el estar tanto tiempo pendiente de temas determinados son los que me llevan a cerrar estas investigaciones y después a querérselas contar a la gente.

GF: Vos hablaste de pérdidas y hablaste de emociones, y algo muy importante, porque la gente que debe estar escuchando ahora puede estar atravesando por la pérdida de algún ser querido, puede ser la pérdida -¿por qué no?- de un noviazgo, de una pareja, la pérdida de un ser querido desde un hijo, una madre, lo que sea, ¿no? ¿Cómo se abordan esos problemas? ¿Vos decís “El tiempo cura todo”? ¿Viste esa frase que dice “El tiempo cura todo”? ¿O uno lo puede llegar a ayudar con algo?

PS: Es que el tiempo no cura todo, hace que decanten algunas cosas, pero hay pérdidas que no se pasan en la vida. Se aprende a caminar con ellas nomás, y en esas caminatas hay días buenos y días malos.

GF: ¿Nos aferramos muchas veces a buscar un refugio y a buscar una excusa “Ah, ¿viste?, yo perdí a una persona y por eso estoy rebelde con la vida y me tiro a esto, me tiro a lo otro? ¿Buscamos esa excusa?

PS: Sí, claro. Lo que pasa es que nosotros en general los occidentales estamos educados en relación al apego muy fuertemente, lamentablemente. Y esto de decir “Mi casa, mi auto, mi hijo, mi esposa, mi mamá”, y al final uno no es dueño de nada, digamos. Las cosas pasan por al lado de uno nomás, y hay que aprender a despedirse, aprender a recibirlas con alegría cuando llegan, pero solo transitan por el lado de uno.

GF: Vos sabés que a mí me pasa –y esto es muy personal-, yo le decía a Juan Manuel: “Dejame charlarlo”, muchas preguntas para hacerte y quiero compartirlas públicamente. Es muy cierto, tal vez porque la bala picó muy cerca con seres queridos que se nos fueron, y a mí en lo personal ¿sabés lo que me pasa? Es justamente esto, el levantarte todos los días, el tener una rutina diaria, pero me está shockeando mucho decir: “Bueno, ya no está más la persona que estaba al lado mío, ¿qué nos pasó?” O sea, ¿para qué te calentaste toda la vida, para qué te rompiste el lomo laburando, para qué esto? Y lo único que no podés comprar –y esto me quedó siempre grabado- es el tiempo. El tiempo vos no lo podés comprar.

PS: Por eso es que hay que desarrollar algo de lo que yo hablo en la conferencia también que es la conciencia de muerte, el saberse finito. La gente tiene conciencia de muerte, de hecho en América Latina el país que más conciencia de muerte tiene es Colombia, que la desarrolló con las F.A.R.C. y Pablo Escobar, y ellos aprendieron, en vez de quedarse atrapados por el miedo, a disfrutar de la vida que es lo que los colombianos hacen hasta el día de hoy. Y cuando uno tiene conciencia de muerte quiere dos cosas: una, que disfruta mucho más de la vida porque no tiene tiempo para perder el tiempo, y además es mejor persona, porque no se puede embarrar a nadie porque no sabe cuándo termina esta historia.

GF: Es fabuloso.

JM: Es fantástico esto, sabiéndote que morís, porque está el abismo o viene un choque o –lo hemos visto en un montón de películas- el avión que cae, y el arrepentimiento y tratar de ser instantáneamente feliz o despedirse.

PS: Exactamente, pero si uno vive con conciencia de muerte, vive más pegado a la vida, porque uno no tiene tiempo para estar conectado a la muerte, porque está tan conectado con saber que la vida es corta y frágil que hay que disfrutarla al máximo y al mismo tiempo entregar lo mejor que uno tiene o lo que uno es, lo poco que uno es.

GF: Es al revés de lo que nos pasa, muchas veces decimos: “Bueno, si yo me voy a morir, chau, vivo el hoy y me reviento hoy”.

PS: Claro, es al revés.

GF: Es al revés.

PS: Claro es al revés.. Cuando uno tiene conciencia de muerte es cuando uno más responsable es en lo que dice, en lo que hace, en lo que come, en que no va a salir de la casa sin decirles a los que ama que los ama, que no se va a dormir por la noche peleado con nadie, o no va a acumular peso en el alma porque no tiene sentido. Es al revés, hay mucha más conciencia de vida cuando hay conciencia de muerte.

JM: Hace poco tiempo charlamos con la titular de la Asociación Mujeres Penalistas de la Argentina, Mariana Barbitta, ¿no?, y hablaba cómo dentro de lo que es el ejercicio de la justicia, cómo se han abierto –como en tantas otras ramas- la mujer, ¿no?, en el estado patriarcal. Hablás de una mujer empoderada vos también, cómo ser una mujer empoderada. Muchos ya están diciendo: “¡Cómo se está hablando, cómo están cansando con esto de la mujer acá, la mujer allá!”. Bueno, ¿qué opinión te merece esto de la mujer empoderada y la visión del hombre o de la sociedad, que está diciendo: “Che, esto es demasiado”.

PS: Es que yo creo que esto era necesario que pasara, yo creo que es muy bueno lo que está ocurriendo. Yo tengo una hija de 24 años y a mí me parece maravilloso que mi hija crezca sabiendo que hay cosas que no tiene que pasar, y para mí, con mis 52 años, en un momento eran cosas de la vida simplemente, como cuando me agarraban el culo en un colectivo. Me parece maravilloso que mi hija crezca sabiendo que eso no es normal y que ella tiene que tener la fuerza de poderlo parar, o de poderlo frenar en algún momento. Creo que como todo cambio social irrumpe con mucha fuerza, pero creo que son muchos años de silencio que llevan a que esto esté reventando y que de alguna manera pueda mostrarse una visión de la mujer que estaba muy callada y muy silenciosa, y en eso – ojalá sí, es lo que yo espero- que todos estos movimientos sociales lleguen a la casa de esa mujer que está siendo golpeada, y que ella tenga el coraje de denunciar ese golpe, o si le están diciendo que es tonta, gorda, o lo que sea, que también sea capaz de parar eso y decir: “Esto no lo merezco yo, no lo quiero para mí”, y pueda traducirse en la vida íntima de las personas también.

GF: En esta caminata que decís, en este recorrido que estás haciendo, ¿te focalizás en esta última charla, en el último libro tuyo?

PS: El libro más reciente mío –porque los mexicanos me enseñaron a que nunca tenía que decir “mi último libro”…

GF: Ah, tenés razón.

PS: El más reciente es “El educar para sentir”, que tiene que ver con el tema de las emociones en la educación en América Latina, con lo que hace falta incorporar las emociones en la educación. Esa es la investigación más reciente, ahora estoy trabajando en hacer una actualización de “¡Viva la diferencia!”, que fue mi primer libro y está absolutamente en muchas cosas obsoleto, lo que yo mostré en esa investigación en el ’98 y el 2005 con el libro.

JM: Una versión mejorada sería, aumentada.

PS: Claro, y como replanteada, porque hay cosas que yo planteo ahí que no tienen nada que ver con lo que está pasando hoy, entonces estoy trabajando en eso. En la charla que voy a dar ahí en Comodoro hay cosas de “El educar para sentir”, que tienen que ver con el tema de las emociones. En esa parte retomo algunos elementos de la investigación más reciente, y desde ahí entro en el tema de las actualizaciones en la felicidad.

GF: Claro, la pregunta es si en tu vida personal, Pilar, seguramente, como tuviste que replantear el libro, ¿te ha pasado algo? Y esta experiencia que has ganado día a día, año a año, ¿influye algo en tus charlas? ¿Tuviste en tu vida personal algo muy fuerte que te marcó?

PS: ¡Muchas cosas! Muchas cosas. Yo he tenido el privilegio de tener una vida muy difícil.

GF: Qué frase es esa, “El privilegio de tener una vida muy difícil”.

PS: Sí, porque eso me ha obligado a tener que levantarme muchas veces, y yo siempre digo: “La primera alumna de las investigaciones soy yo”. La primera que golpea, la primera que tiene que cambiar paradigmas soy yo, y ésta particularmente, esta investigación de la felicidad, la última actualización a mí me enseñó muchas cosas, me cambió muchos paradigmas y muchas cosas en mi vida, y ha sido así durante todo el tiempo. A mí se me murió una pareja de cáncer, eso me hizo crear una fundación que hoy día tengo, que ayuda a gente que tiene cáncer en toda América Latina. Son muchas cosas, pero creo que…

GF: En ese momento, perdón que te interrumpa, en ese momento cuando perdés una pareja, un compañero, o aquella persona que en este momento está tomando la decisión de separarse, que parece que se te termina el mundo, que te querés morir, que encontrás los aromas…

PS: Hace un año y un poco más me separé de una pareja que tenía también.

GF: Y bueno, contame esa experiencia, ¿cómo se reflota? Porque del otro lado vos no sabés, me están mandando… primero felicitando por la entrevista, te felicitan a vos, por tenerte acá. ¿Cómo se reflota eso? ¿Vuelvo al tiempo, vuelvo a que si hay alguna…

JM: Algún replanteo.

GF: ¿Qué ejercicio podemos hacer nosotros como para salir adelante y darle ánimo a esa persona que está pasando por ese momento?

PS: Bueno, yo creo que hay que centrarse en lo que uno tiene y no en lo que uno le falta, creo que hay que dejar de idealizar el dolor como única forma de aprendizaje, yo creo que uno también puede aprender en la vida desde la abundancia y desde el estar bien, creo que lamentablemente la civilización judeo-cristiana nos enseñó que sólo se aprendía con el dolor, y eso no es cierto. Hay que centrarse en el disfrute, en lo que uno está teniendo, ser agradecido, en agradecer el despertar, porque hubo gente hoy que no despertó, que ya no está con nosotros, y desde ahí caminar todos los días con los dolores, aprender rápido la lección para que zafe y empezar a meterse en el misterio maravilloso de la vida, que creo que para todos lo es y todos tenemos que enfrentarlo.

GF: Vos decías casi en el comienzo que no es lo mismo la felicidad a la alegría.

PS: Claro que no es lo mismo.

JM: Puedo estar feliz estando triste.

PS: Exactamente. Y eso es muy importante, que la gente que ahora está escuchando y la está pasando mal, sea capaz de diferenciar eso, y que uno puede tener problemas y estar enfrentando situaciones difíciles, yo por ejemplo en este momento tengo a mi papá con cáncer, uno puede enfrentar situaciones de dolor que son dificultosas, dolorosas, tristes, etc., pero uno puede ser feliz y estar triste por esa situación, y creo que la libertad de poder dividir eso es super sanadora.

JM: Bien, perdón por ir a uno de tus libros, hablabas de la vida recién, uno se emociona y tiene todas las emociones juntas por la vida por nacer, la vida recién nacida. Hablás de la tercera y cuarta edad en uno de tus libros, que me pareció algo fantástico y muy revelador como es “No quiero envejecer”, y habla de la dignidad de las personas ni bien va transcurriendo el tiempo, y no como un despojo, un desecho del ser humano.

PS: Sí, a mí me pasó mucho en ese estudio de sorprenderme de esa sensación permanente de los adultos de decir: “Yo no quiero ser una carga para mis hijos”, etc., y la verdad es que la vida es un círculo perfecto, digamos, uno termina como comenzó, con los mismos pañales, digamos. Y por lo tanto, el que yo haya criado y educado a mis hijos con el máximo amor, y haya despertado por las noches y los haya llevado 15 veces al médico y les haya cambiado los pañales, los haya llevado a controles, los haya enseñado a caminar, etc., con mucho cansancio y mucho placer, no quiere decir que cuando eso toca de viejo sea una carga, esa es la vuelta de la vida nomás.

GF: Y no quiere decir también que ellos sientan la obligación o lo mismo para con vos, porque muchas veces pasa, ¿no?, que uno prepara… mirá, dijiste algo tan fabuloso, las veces que uno como papá se despierta a la noche, o le está saliendo un diente, o que no duerme y llega al laburo hecho pelota, “¿Y qué te pasó, negro?”, “No dormí en toda la noche porque no encontré el chupete”, qué sé yo, me pasó a mí eso, te lo juro. Un chupete te jode la vida, sí, te la jode, si no lo tenés esa noche te volvés loco. Pero bueno, muchas veces de grande uno termina como comienza, en muchos casos sí, en muchos casos no. Y eso no garantiza tampoco que vos a tus hijos los hayas criado de la mejor manera y ellos estén preparados para cuidarte.

PS: Y claro que no, lo que sí es garantía es que cuando mis hijos me ven cuidar a mis viejos, tengo más probabilidades de que me cuiden a mí.

GF: Sí.

PS: El tema es que nuestros niños no están viendo que cuidemos a nuestros viejos, entonces estamos haciendo una pésima inversión para nuestra propia vejez, porque no estamos dando testimonio de cuidado.

GF: La persona que en algún momento te dice: “Yo no quiero vivir más así”, te habrá pasado mil veces en tu consultorio, ¿no? “Me superó la vida, la verdad que yo no quiero sufrir más, estoy podrido, no quiero vivir más así”, por muchas cuestiones personales que le habrán pasado, ¿qué palabra tenés para esa persona?

PS: A ver, yo creo que hay diferencias en esas frases, porque hay gente que dice esa frase porque tiene un trastorno de depresión, y esa depresión hay que tratarla, eso requiere ayuda, terapia o lo que sea. Distinto es, como me pasa a mí o me ha pasado en mi vida personal, y también con la fundación, cuando estoy en frente con un enfermo terminal que no quiere seguir así y que decide, por ejemplo, no seguir tomando los medicamentos que, entre comillas, lo mantienen vivo. Yo creo que hay una dignificación en la muerte, que hay una cosa del buen morir que hay que facilitar, que tiene que ver con el desapego de la familia, de decidir no darle más medicamentos sabiendo que eso acorta el proceso de vida.

GF: Es muy finito lo que te voy a preguntar, y corregime por favor, porque no quiero que se malinterprete nada. Eso, ¿nada que ver con la eutanasia, nada que ver con dejarlo que tome una decisión y que se vaya solo?

PS: No, yo creo que tiene que ver con los enfermos terminales, que de alguna manera está aprobado desde su evidencia interna y desde la evidencia médica, que no hay más opciones…

GF: Que tenga el derecho de decidir sobre su muerte también.

PS: Por supuesto, yo creo que los seres humanos tenemos el derecho de decidir no cuándo morir, pero cuando ya esté todo pautado para cuándo tú te tengas que ir y la medicina te retiene sólo porque te retiene, no para mejorar la calidad de vida, nunca me voy a olvidar de una persona que estaba a puertas de morir y en el lugar donde estaba hospitalizado me decían: “Pero es que le faltan electrolitos”, y entonces yo decía: “Pero a ver, se va a morir, si tú le colocas los electrolitos, ¿se mejora y sale de acá recuperado?” No, ¿entonces qué sacamos con seguir pinchándolo, seguir metiéndole cosas si no va a salir de ahí, si eso está clarísimo?

GF: Y a vos legalmente, ¿te ha tocado tomar una decisión así y se ha podido en este país, se puede? ¿Hay algún caso como para darnos de ejemplo?

PS: No, porque al final la vida tiene su propia sabiduría también, no es que haya que intervenir de forma agresiva, si al final la vida tiene su curso, simplemente pasa por escuchar el cuerpo y dejar a la persona tranquila con el menor dolor posible, que serían los medicamentos que se siguen consumiendo hasta el final para que no haya molestias o dolores que impidan el tránsito de esta vida a la otra.

GF: ¿Sabés la cantidad de gente que debe estar pasando por un tema de cáncer en este momento y te está escuchando? Y yo creo que comparto con vos, yo si tuviese esta enfermedad o cualquier otra terminal, pediría que me den calmantes nomás, para aguantar e irme, o lo poco que me quede por vivir, vivirlo como yo quiero.

PS: Lo importante es entender que hoy en día casi el 90% de los cánceres tienen mejoría, cáncer hoy no significa muerte, otro de los paradigmas que hay que sacar.

JM: Sí hipertensión, sí diabetes, que conviven con uno de por vida, el cáncer es en muchos casos, como vos decís, ¿no?, también perfectamente curable.

PS: Absolutamente, ni siquiera pasa a ser una enfermedad crónica como puede ser la diabetes u otras que acompañan el deterioro de la vida, pero en eso… bueno, yo creo en Dios, pero yo creo que la vida tiene su propia energía y sabe cuándo trasmutamos de un lado para el otro, y creo que hay que saber escuchar los ritmos de esa vida, como hay que escuchar los ritmos de la vida para saber cuándo uno puede formar pareja, cuándo terminarla, creo que en eso la vida es sabia en sí misma también.

GF: Una pregunta, ¿viste cuando tenemos… yo soy de decirlo por ahí muchas veces, creo que nosotros tenemos fecha de vencimiento, no me preguntes cuándo ni dónde ni de qué manera, pero estoy convencido de que tenemos fecha de vencimiento. ¿Tiene que ver con esto también que sabemos o está escrito en algún lugar cuándo tenemos que partir?

PS: No, yo no sé si está escrito, lo que sí puedo dar fe, porque es lo que me ha tocado ver, es que nadie muere solo, uno es asistido en el momento de la partida, o es asistido por antepasados de uno, por ángeles o lo que sea, pero nadie muere solo.

GF: Pará, es fuertísimo lo que me decís. ¿Vos creés que a la hora de partir alguien te viene a buscar, algún ser querido?

PS: Absolutamente. O sea, me ha tocado que he acompañado muchísimas muertes en mi vida, he estado en esos momentos muchas veces, más de las que hubiera deseado incluso, y siempre, sobre todo en las muertes más pacíficas digamos, donde ha habido tiempo para de alguna manera llegar a ese momento, las personas logran verbalizar: “Está mi mamá, está mi papá, o mi viejo, o mi marido, o está mi hijo”.

GF: Alguien te va a buscar, ¿decís?

PS: Sí.

GF: Yo muchas veces por este laburo he hablado con varios curas, con distintas religiones, y yo me digo: “Bueno, ¿pero quién vino de la muerte, quién me cuenta qué hay del otro lado?” Lo primero que te dicen es Cristo, y en base a eso, aquellos que somos creyentes nos guiamos en la resignación de claro, el primero es Cristo. Ahora, es fuertísimo escuchar lo que acabás de decir. Nadie muere solo, alguien te viene a buscar.

PS: Sí, eso es lo que yo tengo de pálpito y de conocimiento de mi experiencia de acompañar gente a morir, creo que…

GF: Llegaste a escuchar, dijiste, ¿a balbucear que lo venían a buscar y después murió la persona?

PS: No necesariamente es tan inmediato, ocurre como en procesos previos. Puede ser uno o dos días antes, o media hora antes o una hora antes.

GF: Más fuerte todavía. O sea que como que lo estaban preparando. Se me pone la piel de gallina, ¿algún testimonio que me puedas llegar a dar, que me digas: “recuerdo patente esto”?

PS: Bueno, a mi pareja le pasó, que él sintió que su papá lo venía a buscar, y me contaba dónde estaba, cómo estaba y en qué parte de la habitación se encontraba. La mamá era muy amiga mía también, que también tuvo cáncer, también estaba convencidísima y me llamaba a mí para decirme y mostrarme dónde estaba su marido, ella lo veía clarísimo, que había partido años antes que ella. Y bueno, cuando hay partidas abruptas como en un accidente automovilístico, se supone… yo no soy para nada sabia, al contrario, por eso es que investigo, no creo que pueda hablar desde mí y menos desde la sabiduría, pero se supone que esas personas son asistidas por ángeles o por sus antepasados en el mismo momento en que…

GF: En que sucede el accidente.

PS: Sí.

GF: Es fuertísima la charla, me dice Juan Manuel: “La tengo que dejar en libertad”, y yo estoy re contra metido porque tocaste justo un tema que faltaba.

JM: Claro, cómo despedirse, cómo despedirnos…

GF: No, no, hemos tenido aquí casos que han hecho llorar a todo un pueblo, no los quiero nombrar, pero con accidentes durísimos, inclusive con criaturas y un montón de cosas, y vos acabás de meter el último ejemplo que faltaba, que era cuando se despide uno abruptamente…

JM: Algo que quedó, hay que aprender a dejarlos ir también, ¿no?

PS: Y sí, hay que soltar.

JM: Sí, hay que soltar. Pilar, agradecemos enormemente, una nota pautada en menos minutos.

GF: Que conste que no me dejan seguir hablando, eh.

PS: Y eso explica mucho el tema de la muerte.

JM: Claro. Vas a estar en Comodoro Rivadavia, bueno, la gráfica y los teléfonos para contactar como para poder asistir a tu charla en Comodoro Rivadavia. Yo no te quiero despedir, no te queremos despedir, no sin antes hacerte una pregunta de rigor: en lo que es la promoción de esta charla, dicen que es algo fabuloso lo que vos proponés, pero muchas veces muy difícil de poner en práctica, si vos te estás basando en muchos estudios y ya trasciende Chile, Argentina, el pago chico, sino toda Latinoamérica y de habla hispana, son estudios fehacientes, ¿qué le decís a esta gente que por allí dice “Muy difícil de poner en práctica lo que ella habla o pregona”.

PS: Que tienen toda la razón [risas].

GF: ¡Qué buena que sos!

PS: Pero claro, tienen toda la razón, es absolutamente difícil, pero nada importante en la vida es fácil.

GF: “Nada importante en la vida es fácil”.

PS: Y creo que lo que se proponen las investigaciones que yo hago son cosas que la misma gente dedujo, y que si la misma gente dedujo es porque hay gente que sí lo puede hacer, y que hay que dejar de pensar que no podemos, sino que hay que creer que todo se puede en la medida en que se trabaje para eso, y que requiere mucha voluntad, obvio, pero la voluntad es el músculo más inoperante que tenemos, en la medida en que lo podamos trabajar , creo que todo se puede lograr. Tienen razón en decir que es difícil.

GF: Acá me dice la gente, me está escribiendo, me dicen: “Doy fe de lo que está hablando”, les han pasado situaciones con familiares y todo eso. Es fuertísima la charla, me encantó.

PS: Si todos vivimos así, ¿para qué tratar de ser más de lo que somos? Todos pasamos y transitamos por las mismas cosas al final en la vida.

JM: Bueno, has sido muy generosa con el tiempo, con las palabras y todas las preguntas que hemos tenido. Queda un montón de gente en internet, mucha gente en sintonía aquí en Puerto Deseado y también de los mensajes que nos llegan a través de las distintas redes sociales. Pilar, yo quiero que te despidas con tu nombre y apellido y que nos invites a todos a través de FM Desiré a tu charla en Comodoro.

PS: Bueno, les habla Pilar Sordo y los invito a que me acompañen en Comodoro a despedir este “Desafío a ser feliz”, que es una investigación preciosa, muy divertida, se van a reír mucho, pero también es muy movilizadora, y que compartan conmigo el tránsito de lo que ha sido durante 12 años de estar navegando por estos temas. Así que les agradezco mucho el cariño de toda la Patagonia, gracias porque valoran mi trabajo, porque han aprendido a escuchar que con el humor, con la profundidad y la simpleza que también tienen los contenidos que transmito, así que nada, sólo agradecer y poder responder con mi profesionalismo en Comodoro con tanto cariño.

JM: Bueno, estás desde ya invitada, así que saludá a toda la gente de Puerto Deseado también.

PS: Un abrazo, sí, a lo mejor tendría que ir para allá también.

GF: Tenemos el contacto, te ayudamos en lo que sea. Compromiso asumido.

PS: Gracias, un besito a todo Puerto Deseado y ojalá puedan llegar hasta Comodoro para acompañarme.

JM: Bueno, muchas gracias Pilar. Hasta siempre.

PS: Gracias a ustedes, un abrazo, gracias por la llamada.

Fuente ADN /FM Desire

 

Marzo 

15 Puerto Madryn, Cine teatro Auditorio, 21,30 hs.
16 Trelew, Teatro Verdi, 21,30 hs.
17 Comodoro Rivadavia, María Auxiliadora, 21,30 hs.

PILAR SORDO, EL DESAFIO A SER FELIZ

Últimas presentaciones de esta conferencia, basada en el libro “Bienvenido dolor”

Pilar Sordo presenta una conferencia en la cual  destaca aspectos psicológicos de nuestra realidad, para llegar a entender la felicidad como una decisión permanente y diaria. “La decisión de ser feliz debe ser tomada con los dolores que vivimos y no esperar a que estos desaparezcan para tomar contacto con este concepto”.

La necesidad de incorporar elementos de responsabilidad, el buen ejercicio de la libertad, y la fuerza de voluntad, como ingredientes esenciales en el logro de objetivos, equilibrio trabajo-familia, resolución de conflictos y buena comunicación. “Para ser feliz hay que darle un significado a lo que nos ocurre y poder convivir con ello, no simplemente por estar contento”.

Entender que ser feliz es una decisión en la que felicidad y dolor son las dos caras de la misma moneda: la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s