Patagonia Secreta: Los 6 Imperdibles de Puerto Deseado

Posted on

Ademas de los pinguinos de penacho amarillo, un recorrido por la historia y la geografía que rodea a esta ciudad del noreste de Santa Cruz

Ecoturismo
Un tesoro por descubrir. Un lugar al que todavía le cabe el título de remoto, secreto, escondido. Puerto Deseado, en el noreste de la provincia de Santa Cruz, es un destino turístico increíble.

Es cierto, no es fácil llegar: más allá de la distancia desde Buenos Aires -poco más de 2.000 kilómetros-, el que decide ir en avión debe volar a Comodoro Rivadavia y luego tiene un buen trecho hasta la ciudad, unas 3 a 4 horas en bus. Pero una vez en el lugar, Puerto Deseado fascina.

​La geografía de la estepa patagónica, la aridez del paisaje, esa inmensidad tajeada por la ría, el viento, las mareas tan amplias, la fauna -pingüinos, aves, lobos marinos, toninas… por nombrar los primeros que se vienen a la mente- y la historia, desde los relatos de expedicionarios y naturalistas como Charles Darwin o Thomas Cavendish hasta los sucesos de la Patagonia Trágica o la construcción del ferrocarril.

Los pingüinos de penacho amarillo son un gran imán para los turistas que llegan a Puerto Deseado, Santa Cruz
Viajes | El destino de la semana y los mejores consejos para el viajero

Aquí un punteo de los paseos imperdibles para quienes se animen a la aventura de descubrir.

1. Isla Pingüino
El viaje desde Puerto Deseado hasta Isla Pingüino dura unos 40 minutos de viento, digo de viaje navegando… con viento. Estamos en el mar y se siente. La isla es parte del Parque Interjurisdiccional Marino Isla Pingüino, una zona protegida de casi 160.000 hectáreas.

En el camino pasamos por Isla Chaffers -dicen que hay 10.000 nidos de pingüinos de Magallanes- y por la isla de los Lobos donde, como se pueden imaginar, hay una gran colonia de lobos marinos de un pelo.

Colonia lobos marinos, Puerto Deseado (Viajes)
Desembarcar en Isla Pingüino es una aventura: no hay muelle así que a concentrarse en el equilibrio corporal y las rocas húmedas, con verdín y resbalosas. Basta con poner un pie en tierra para empezar a ver pingüinos de Magallanes. En el paisaje general se destaca un faro de 1903 que funcionaba a querosén. ¿Sigue funcionando? Sí, pero ahora con paneles solares. Al acercarnos vemos restos de viviendas en ruinas.

El faro de Isla Pingüino, Puerto Deseado (Darwin Expediciones)
En el camino, según la época en que se visite, habrá pingüinos con huevos, pichones o cambiando las plumas. Los verá en parejas, regalándose alguna piedrita, protegiéndose, haciendo ruidos, levantando alas para eliminar calor. También peleándose.

 

Pingüinos de Magallanes, en Puerto Deseado (Viajes)
Una vez que dejamos atrás el faro, llegamos al otro lado de la isla. Allí aparece de pronto, una numerosa colonia de pingüinos de penacho amarillo: se los conoce también como “saltadores de rocas”, son de pecho blanco, lomo negro, ojos rojos y sus detalles más llamativos, las cejas amarillas y unas plumas formando un jopo punk en la cabeza.

La colonia de pingüinos de penacho amarillo en Isla Pingüino, Puerto Deseado (Darwin Expediciones)
Caminamos un poco más y, a lo lejos, se divisa una colonia de lobos marinos. Antiguamente, aquí se mataba a los lobos marinos para quedarse con su grasa. La actividad se mantuvo hasta 1920/30.

A la ida o a la vuelta, mientras la lancha atraviesa rauda el mar, posiblemente aparezcan toninas overas (delfines pequeños blancos y negros, las crías son grises).

2. Ría Deseado
La ría es un accidente geográfico por el que un brazo del mar ingresa en el continente. La ría Deseado tiene 42 kilómetros y era conocida en tiempos de navegantes y exploradores como un lugar que ofrecía refugio a las embarcaciones frente a las tormentas. De hecho, Puerto Deseado nació como “Port Desire” en honor al buque británico “Desire” del Thomas Cavendish, que llegó aquí en 1586.

Ría Deseado en kayak.
Además del curioso paisaje que genera la ría tierra adentro, hoy es una increíble reserva natural que se puede recorrer en lancha. Frente a la isla Elena, por ejemplo, se ven cormoranes y gaviotas y también pasamos frente a una colonia de lobos marinos. En la Isla de los Pájaros otra vez vemos pingüinos de Magallanes, mientras que en la Isla de los Conejos -pasamos sin desembarcar- hay una enorme colonia de conejos amarillos y blancos.

3. Miradores de Darwin
Vista de la ría Deseado y la gran piedra triangular, Puerto Deseado (Viajes)
Unos 40 kilómetros al norte de Puerto Deseado hay una panorámica imperdible de aridez, ría y una enorme roca en el medio. La famosa roca triangular que Darwin le hizo dibujar a Conrad Martens sigue allí, en medio de ese ancho cañadón. Cerca, se puede visitar una cueva con pinturas rupestres.

4. De cara a la Livertá
El circuito está organizado en 12 estaciones y cuenta parte de los sucesos de la Patagonia Trágica, las huelgas de trabajadores de 1920 y 1921 bajo el gobierno de Yrigoyen que acabaron con el fusilamiento de huelguistas.

Como parte del recorrido figuran, entre otros, la Estación de Ferrocarril, el cementerio, el Puerto de Jenkins, el Cine Teatro Español, la Compañía Argentina del Sud, los Talleres Gráficos El Orden, la Confitería y Cine Colón, el Hotel Argentino, el Muelle Ramón y la cancha de pelota paleta.

5. Museo Mario Brozoski
Fue creado en 1983 con el objetivo de resguardar las piezas de la corbeta Swift, nave de guerra inglesa que naufragó a 50 metros de la costa en 1770.

Sus restos fueron encontrados en 1982 por jóvenes buzos de Puerto Deseado. Su importancia radica en que fue el primer rescate de arqueología subacuática de la Argentina. Las vitrinas exponen diversos objetos rescatados del fondo del mar y también se puede ver un video con la historia.

6. Estación de tren
El tren es parte de la historia de Puerto Deseado. La antigua estación es enorme y guarda puertas adentro el Museo Ferroviario.

La construcción de la estación se inició a comienzos del siglo pasado y en 1909 una locomotora recorrió los primeros metros del ramal. Se avizoraba un gran futuro para la zona ya que el tren concebido como “facilitador de la integración nacional y del comercio exterior” uniría Puerto Deseado con el Nahuel Huapi, Bariloche.

Pero todo acabó en 1978, con un telegrama que anunciaba que el ramal cerraba. El museo expone ese telegrama, así como también antiguos libros de actas, registro de personal, máquinas de escribir enormes, una caja fuerte, sellos, campanas de bronces, etc.

En ocasiones especiales ponen andar una zorrita, gran deleite para los chicos y grandes.

La visita a la vieja estación debe complementarse con una vuelta por la esquina de San Martín y Almirante Brown, donde está el vagón 502, que las protestas de los vecinos salvaron del desarme.

MINIGUÍA
Cómo llegar. En avión: para llegar a Puerto Deseado se puede volar desde Buenos Aires hasta Comodoro Rivadavia. Los pasajes aéreos cuestan desde $ 6.000 a $ 8.000. Desde Comodoro, hay servicios de transfer con Compañía Sportman o La Unión, con tres frecuencias diarias. Cuesta $ 600 el viaje en bus.

En auto: son 2.028 kilómetros por Ricchieri, autopista Cañuelas, ruta 3 hasta Fitz Roy y ruta 281. Total de 5 peajes, 135 pesos.

Dónde alojarse. El Complejo Las Nubes ofrece cabañas para dos personas desde $ 2.500 por noche y para cuatro personas, desde $ 4.000. En hotel Isla Chaffers, desde $ 2.000 la habitación doble. Tower Rock es un apart confortables para 2 a 4 personas y cuesta entre $ 3.000 y $ 4.000. El Residencial Los Olmos cuesta $ 2.000 la habitación doble. Hotel Los Acantilados -el de mayor capacidad hotelera- entre $ 2.000 y $ 2.500 la noche por habitación doble.

Dónde comer. Puerto Cristal se especializa en mariscos, carnes y pastas. Lo de Piola, buena parrilla y pastas. El Refugio de la Ría, parrilla y minutas. Quinto Pizza para los que buscan una pizzería.

Excursiones. EcoSafari – Ría Deseado, navegación con observación de aves y fauna marina. Desde $ 1.500 por persona. Ría Deseado + Van Noort, día completo con navegación, observación de aves y fauna marina, desde $ 2.500 por persona. Expedición Isla Pingüino: día completo, navegación costera en mar abierto, observación de aves, mamíferos marinos y caminata. Es el único sitio accesible al turismo con pingüinos de penacho amarillo en la Patagonia. Cuesta desde $ 3.000 por persona e incluye almuerzo y refrigerio (Darwin Expediciones, 0297 6247554; info@darwin-expeditions.com; http://www.darwin-expeditions.com).

Dónde informarse. Subsecretaría de Turismo: teléfono (0297) 4870-220; turismo.puertodeseado@gmail.com; Facebook: http://www.facebook.com/subsecretaria.turismo.puerto.deseado

Fuente: Diario Carin

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s