Provincia demandó a Nación por la planta de ósmosis  

Posted on Actualizado enn

El Gobierno de Santa Cruz presentó una demanda contra el ENOHSA para que entregue la Planta de Osmosis Inversa y SPSE la pueda finalizar con fondos propios. El amparo, que deberá resolver la jueza Marta Yáñez, habla de acceso al agua potable como un derecho humano vulnerado para de los habitantes de Caleta Olivia. Se trata de la primera judicialización de un pleito con la Nación en 2019.

 

La Fiscalía de Estado presentó un amparo contra el Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (ENOHSA) y pidió la habilitación de la feria judicial para que se le ordene que transfiera a la provincia de Santa Cruz, a través de Servicios Públicos SE, la obra de la Planta de Osmosis de Caleta Olivia, para que puedan concluirla con recursos propios. El fin de este amparo es “garantizar el acceso de la población de Caleta Olivia y alrededores a un Derecho Humano Fundamental como es la provisión de agua potable”, se lee.

En la presentación, a la que tuvo acceso La Opinión Austral, aparecen las circunstancias en las que se hizo la obra y su situación actual, con un avance del 90%, y que una vez finalizada producirá una cantidad de agua potable equivalente a la que ingresa por el acueducto que llega desde Comodoro Rivadavia.

Actualmente, la obra está paralizada. Hace tiempo, sin embargo, el predio cuenta con custodia policial a cargo de la provincia de Santa Cruz y de SPSE, con adicionales que paga el Gobierno de Santa Cruz, ya que “el ENOHSA abandonó la obra y se desentendió de su cuidado, seguramente en el marco del plan de austeridad que es la guía del organismo y del Estado Nacional en la actualidad”, asegura la demanda.

Además, en el amparo advierten que hubo “deterioro” de algunos elementos, componentes o insumos por estar fuera de servicio y ratifican que, en caso de que la planta pase a manos de la provincia, su finalización se daría en unos “seis a nueve meses”.

Semanas atrás, el intendente de la ciudad de El Gorosito se reunió con el ministro del Interior y Obras Públicas, Rogelio Frigerio, con quien dijo haber acordado que el traspaso de la planta fuese a fin de mes. Antes que eso, el presidente de SPSE, Lucio Tamburo, le había dicho a este diario que el Gobierno Nacional “no quiere” dejar que Caleta Olivia cuente con esa obra y, por lo tanto, le había encomendado acciones a la Fiscalía de Estado.

Tamburo, que durante los doce años de gobierno kirchnerista fue presidente del ENOHSA, mencionó entonces que “está demostrado que no la quieren terminar. Lo que tienen que hacer es entregarla, porque ya les dijimos que teníamos la plata, fui presidente del ENOHSA 12 años y no siempre la Nación termina el 100% de las obras. La gobernadora le puso una ley de utilidad pública para hacerla, sostiene los fondos a través del UNIRSE y no quieren”.

Derecho humano al agua

El amparo de la Fiscalía que conduce Fernando Tanarro llega a los estrados de la jueza federal Marta Yáñez, con argumentos vinculados al derecho humano de acceso al agua potable, tal como lo establecen las resoluciones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, la Reforma Constitucional de 1994 y el Pacto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, entre otros que aluden a jurisprudencia de la Corte.

“La pretensión que aquí ejercemos tiene por objeto justamente garantizar el ejercicio de ese derecho a la población de la Zona Norte de la Provincia de Santa Cruz. Se trata de un Derecho Humano que debe prevalecer sobre cualquier otro derecho o interés patrimonial en juego, incluidos los intereses del ENOHSA, los de la empresa contratista a la que se le adjudicó y luego rescindió la obra, la masa concursal en el concurso preventivo de esta y los de cualquier otro individuo u organismo, nacional, municipal o provincial”, advierten.

Vale recordar que el año pasado, la gobernador a Alicia Kirchner y el ministro de economía, Ignacio Perincioli, firmaron un documento en el cual se comprometieron al pago de la finalización de la obra, que se incluyó en la carpeta técnica que el Municipio de Cambiemos luego presentó a Nación y que establece que harían falta unos US$ 5 millones para terminarla, es decir, entre $ 180 y $ 200 millones.

Deseado, el antecedente

La empresa estatal de SPSE terminó y puso en funcionamiento con fondos propios una planta idéntica de ósmosis inversa en Puerto Deseado. Actualmente dicha planta toma agua de mar y funciona sin problemas, operada por ellos hace dos años, llevando agua potable a la localidad las 24 horas del día, los 365 días del año.

La planta de Caleta Olivia es de la misma marca y utiliza idéntica tecnología que la de Puerto Deseado, por lo que SPSE asegura tener aptitud suficiente como para hacerla funcionar.

En Puerto Deseado se construyó y se habilitó un módulo, mientras que en Caleta Olivia se construyen cuatro, que van a producir el equivalente al agua que transporta el acueducto actual, por lo que ante una rotura de este, Caleta Olivia no se quedaría sin agua como sucede ahora.

La obra, en contexto

Todas las localidades de Santa Cruz comenzaron su abastecimiento con perforación de pozos, pero a medida que la demanda de agua superaba la oferta, se incorporaron distintas alternativas de suministro. En zona norte, por tratarse de una región semiárida, la producción subterránea de agua no cubre las necesidades de la población y es así que la ciudad se vio forzada a la búsqueda de otras fuentes de agua.

En la década ‘50 se proyectó construir un acueducto desde el lago Musters, departamento Sarmiento, en Chubut, para llevar aguar a Comodoro Rivadavia, a aproximadamente 200 km. Caleta Olivia se sumó en 1999. Se trata en este caso de agua de fuente superficial, conducida través de una de las redes de acueductos más grande de Argentina.

Las características del terreno, el clima y la longitud causan problemas a los acueductos, lo que obliga constantemente a construir mejoras y hasta acueductos paralelos. Se trata de un sistema que traslada agua potable de una provincia a otra, lo que lo hace único en el país.

A pesar de las inversiones realizadas, la demanda sigue superando la oferta y por ello los habitantes de la cuenca San Jorge no disponen de agua las 24 horas del día, los siete días a la semana. Al contrario, suelen tener agua cada tres o cuatro días. A fin de solucionar el problema del agua en la región, el Gobierno Nacional, entre 2013 y 2014, impulsó la construcción de una nueva obra con dos ejes principales: La repotenciación del sistema lago Musters, que abastece a las localidades de Comodoro Rivadavia, Rada Tilly y Caleta Olivia, ampliando la capacidad de producción y transporte en un 40%, y la construcción de módulos de desalación de agua de mar para Caleta Olivia, incorporando de esta manera otra fuente de agua, como es la utilización del agua de mar. Se trata de la planta de ósmosis. En 2014, la emergencia llegó a dejar sin agua por más de 20 días a Caleta Olivia.

Fuente: La Opinion Austral

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s