Posturas encontradas en la Comisión de Langostino

Posted on Actualizado enn

El viernes se reunieron en la Comisión de Seguimiento, empresarios, biólogos y funcionarios. La disminución de biomasa, el retraso madurativo del recurso y el bycatch de merluza fueron temas centrales. No se trabajó sobre planes de manejo ni se abordó el incumplimiento de las normas. Solo se definió la creación de nuevas comisiones.

La reunión de Comisión de Seguimiento de Langostino convocada el viernes y de la que participaron empresarios de todas las cámaras, consejeros, biólogos, el Subsecretario de Pesca y funcionarios de la cartera, se vio atravesada por el tema del bycatch y el desperdicio de alimento que genera la flota. Si bien un grupo de empresarios oriundos de Mar del Plata intentó desacreditar las presentaciones realizadas por las investigadoras del INIDEP, la necesidad de encontrar una solución quedó claramente establecida. El problema es que las decisiones ahora quedan en manos de la autoridad de aplicación y el Consejo Federal Pesquero, que por el momento solo hablaron de formar comisiones.

En la pesquería de langostino para este año se plantean varios desafíos. Es necesario desarrollar un plan de manejo para este recurso como así también para la merluza, pero para las autoridades no parece ser una prioridad, dado que han decidido dejarlo como un tema pendiente de resolución.

El desarrollar un plan de manejo implica tener en cuenta la situación del langostino que ha mostrado una disminución de la biomasa disponible a la pesca, un retraso en el proceso reproductivo y un aumento de las horas de arrastre para poder completar las capturas diarias de un barco (CPUE). Existe una gran incertidumbre sobre si esto puede derivar o no en una sobreexplotación del reclutamiento y por lo tanto se deben tomar medidas precautorias para reducir los riesgos.

Ese plan también debe contemplar la captura incidental de merluza dentro del área de veda y el descarte. La entrevista realizada por este medio a las biólogas del Programa Merluza del INIDEP, expuso ante la opinión pública una realidad que todo los que forman parte de esta Comisión conocen perfectamente porque son los protagonistas.

En ese contexto se habló sobre bycatch; artes de pesca selectivas y la imagen que damos al mundo de un país que tira alimento al agua. Pero no solo se habló de lo que sucede dentro de la Veda de merluza sino también del alto porcentaje de merluza que se está capturando en el sector norte, donde estuvieron operando más de 40 barcos.

Hubo un grupo de empresarios que se mostró preocupado por el impacto que tiene en los mercados ser considerados explotadores irresponsables los recursos pesqueros y también sobre las consecuencias que puede tener para el negocio no tener una pesquería sustentable en el tiempo. Otro grupo confirmó que prefiere seguir manejándose como ha hecho hasta ahora, burlando todas las normas posibles y explotando el recurso de forma indiscriminada como si fuera inagotable.

Los empresarios nucleados en CAPeCA plantearon dar apertura a la temporada el 1 de junio y lo mismo hicieron el representante de Chubut y de la CAFACH, quienes además pidieron que no se extienda más allá del 1 de octubre. Solo en el retraso del inicio hubo suficiente consenso como para permitir pensar que será un hecho.

Desde CEPA, José Moscuzza pidió que quedara asentado en actas que “el recurso lo tenemos que cuidar entre todos y pescar en forma responsable”, lo que generó sonrisas socarronas dado que el empresario está pescando langostino con un barco ilegal, el José Américo, gracias a la complicidad de las autoridades. La misma complicidad con la que viene contando desde tiempos del menemismo cuando se expandió gracias también a permisos de pesca ilegales.

En cuanto a la reducción del bycatch, hubo empresarios de Mar del Plata que eligieron cuestionar las presentaciones realizadas por las investigadoras del INIDEP que derivaron en una discusión entre Moscuzza y el representante de la Provincia de Chubut. Tapar el sol con las manos no resulta una conducta responsable y afortunadamente así lo entienden otra clase de empresarios que conforman la Comisión.

“Tenemos que sincerarnos con el uso de artes selectivas, es necesario educar a los capitanes y se debe exigir al personal de la empresa que ocupa el rol de ‘Pesca’ dentro del barco que se ajuste a la normativa y que no se imponga sobre la decisión del capitán porque llegó el momento de tener una postura responsable ante el recurso”, señalaron algunos empresarios que muestran afortunadamente un cambio de mentalidad frente a la explotación de los recursos.

En cuanto al embarque de observadores a bordo de la flota fresquera que representa el

52% de los barcos que operan sobre el langostino, armadores tangoneros y biólogos destacaron ante las autoridades que es imprescindible dar una solución urgente para conocer la operatoria y su impacto.

La Nación no cuenta con el número necesario de observadores, Chubut y Santa Cruz ofrecieron su plantel pero no se definió si se aceptarán y los armadores fresqueros se mostraron esperanzados en pasar otra temporada ocultos para la investigación científica. La falta de observadores también fue un obstáculo para ampliar la prospección de inicio de la temporada quedando pendiente de resolución.

Además de los biólogos y los empresarios, la comisión está conformada por las autoridades, sobre las que recae la responsabilidad de no haber respetado las recomendaciones biológicas y tolerado el incumplimiento de la normas, como limitar el esfuerzo pesquero; terminar la temporada en aguas nacionales el 1 de octubre; embarcar observadores; generar planes de manejo; sancionar la falta de uso de artes selectivas y el descarte y controlar tanto a bordo como en puerto.

En el acta figuran las conclusiones del subsecretario de Pesca, Juan Bosch: “Destaca la importancia de trabajar entre todos para disminuir el bycatch para lo cual el CFP ha creado una comisión de Trabajo que atienda ese tema específico”. La Comisión fue anunciada un mes atrás y no se hizo nada por ponerla en marcha, ni siquiera cuando la situación en el norte requería de acciones inmediatas.

Las autoridades en general no hicieron ninguna autocrítica ni dieron definiciones respecto de medidas que deben tomarse de forma urgente; todo quedó reducido a la conformación de distintas comisiones y a la capacidad del Consejo Federal Pesquero para resolver.

El plan de manejo una vez más quedó pendiente; solo Gabriela Navarro, de Planificación Pesquera, reparó en su importancia. De la falta de controles no se habló y el uso de artes selectivas, a pesar de ser obligatorio, parece haber quedado supeditado a nuevas pruebas (de las tantas que se han hecho en los últimos 20 años) que se realizarán recién en el mes de septiembre. Tampoco se tomó en consideración la importancia de terminar el  1 de octubre la temporada en aguas nacionales.

Ante la falta de definiciones, en reuniones posteriores a la de Comisión, algunos empresarios consideraron necesario generar una usina de discusión para impulsar la toma de decisiones dentro del Consejo Federal y de la Subsecretaría de Pesca. La falta de capacidad de las autoridades para resolver puede seguir generando problemas al sector empresario y se buscará alguna forma de suplir la ineficiencia y generar algún apoyo a voces solitarias dentro del CFP y la Subsecretaría de Pesca.

Fuente: Revista Puerto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s