Lo que no se dijo de la temporada de langostino en el Norte

Posted on

Dos informes del INIDEP revelan un manejo irresponsable del recurso y de su fauna acompañante, la merluza hubbsi. Se aumentó un 74% el esfuerzo en un área reproductiva de langostino, se detectó un 52% de hembras maduras y se advirtió sobre los efectos negativos. A la vez al inicio de la temporada hubo entre 59% y 32% de bycatch pero no se procuró el cierre y la información se mantuvo reservada por un mes.

La Subsecretaría de Pesca y el Consejo Federal tuvieron oculta información biológica relevante. Un informe de bycatch de merluza en el sector norte, donde operó la flota langostinera, muestra que al inicio de las actividades el porcentaje de pesca acompañante fue del 59% y se mantuvo por valores superiores a los permitidos durante un mes, sin que las autoridades ordenaran el cierre. Otro informe de langostino puso en aviso que el adelantamiento de la temporada en el norte y el aumento del esfuerzo pesquero podría tener consecuencias negativas en el reclutamiento.

La Subsecretaría de Pesca recibe diariamente la información de capturas por barco y puede tener conocimiento del nivel de bycatch que está teniendo la flota langostinera en tiempo casi real. Cuando comenzaron a operar los barcos en aguas nacionales, al norte de la Veda de Merluza, se supo a partir de los datos de un observador que había un 59% de pesca acompañante de merluza hubbsi. Pero no se ordenó el cierre del área ni el desplazamiento de la flota para evitar la depredación.

Según un informe del Programa de Merluza del INIDEP, entre el 28 de febrero y el 2 de marzo se llegó a un 59% de bycatch y se mantuvo arriba del 30% hasta el 17 de abril; llegando al 7 de mayo por encima del 20%. La actividad se extendió hasta mediados de mayo. El stock norte de merluza se encuentra en riesgo desde hace más de 20 años.

A esta información se decidió otorgarle carácter reservado y recién se pudo tener acceso la semana pasada, cuando el Consejo Federal Pesquero decidió tomar vista del informe sin hacer comentarios al respecto, un mes después de haberla recibido.

Por otra parte desde el INIDEP giraron a las autoridades un informe del Programa Langostino advirtiendo que “el adelanto de las actividades de pesca comercial en aguas nacionales al norte del paralelo 42º S observado durante la presente temporada, puede tener implicancias negativas sobe el potencial reproductivo”.

La pesca en aguas nacionales al norte este año comenzó a mediados de febrero, adelantándose respecto de 2018 y aún más respecto de las temporadas 2016 y 2017, incrementado el número de barcos respecto al año pasado un 74%, pasando de 35 a 61 en 2019, informaron desde el INIDEP.

Indicaron asimismo que el porcentaje de hembras maduras e impregnadas fue del 52% del total de las hembras y explicaron que “el área del 41º 00’ es una zona de concentración de reproductores cuyos tamaños suelen representar las categorías comerciales L1 y L2. Desde hace varios años se la reconoce como área de puesta, pero recién el año pasado se comprobó que la misma es también una zona de reclutamiento”.

El informe es del 10 de abril y las autoridades podrían escudarse en ello para considerar que no tenían conocimiento del efecto que podría tener la intensa actividad pesquera pero esta situación ya se había sido planteado por los biólogos en otros informes: “Como fuera mencionado anteriormente, el adelanto de la temporada en esta área hace que los reproductores, que hasta la temporada del 2017 se reproducían sin interrupciones, ahora se vean afectados desde el mes de febrero con las consecuencias que eso conlleva”, indica el documento en cuestión.

“Finalmente, se pone de manifiesto la importancia de controlar el esfuerzo pesquero, ya que en la presente temporada el mismo aumentó un 74% con respecto a la anterior”, concluye el informe.

El Consejo Federal Pesquero tomó vista formal de este informe el 25 de abril, pero no detuvo la actividad en el área; recién a mediados de mayo la flota, por propia voluntad y ante los bajos rendimientos, se fue retirando.

Las acciones de las autoridades no son solo otra muestra del manejo irresponsable de la pesquería de langostino sino también de la de merluza, que no logra llegar a los valores mínimos de referencia, habiendo sido una importante pesquería, fuente de ingresos de miles de familias durante décadas. El manejo irresponsable que implica no observar las recomendaciones biológicas suma otra pésima propaganda para el sector, que por estas horas libra batallas en varios frentes.

Fuente: Revista Puerto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s